Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2017

Quién no es extremista?

Creo que los conceptos de radicales, intransigentes o extremistas los tenemos asociados a grupos, agrupaciones, sectas o religiones; en concreto a sus adeptos, afiliados, simpatizantes... Nos olvidamos de una inmensa mayoría de extremistas que no están en esos colectivos, nosotros mismos. Hoy en día, un uso de las redes sociales es el boicot (linchamiento) a una empresa, tienda o departamento de alguna entidad, en cuanto hemos tenido un problema con ellos. Partiendo de la premisa que tenemos razón, normalmente es así, magnificamos nuestra demanda para que con su repercusión obtener qué, en concreto? No ponderamos la situación, afortunadamente ninguna es de vida o muerte, y vemos que si con nosotros han metido la pata con otros 100.000 o 1.000.000 lo han hecho bien; es decir, con un margen de error insignificante. Pero como nos ha tocado a nosotros ya merecen que los cortemos la cabeza públicamente. Si a nosotros mismos, cada vez que hemos hecho una pifia en el trabajo, nos hubiera

Relatos de la tertulia de las diez: El saco de dormir de Elder

Por mediación de El arca de las palabras del blog de Úrsula un nuevo relato para la ya conocida Tertulia de las diez . Elder, tenía un buen trabajo y pudo permitirse comprar un adosado rústico cuando sintió que la ciudad lo agobiaba, quería tranquilidad y contacto con la Naturaleza. En pocos meses su vivienda de campo estuvo totalmente acondicionada, para poderla usar a diario si le apeteciera o solamente los fines de semana. Lejos de las luces de la ciudad podría ver las estrellas en las noches despejadas; o sentir ese aire fresco pero limpio cada mañana según saliera por la puerta; o ver a la tierra beber la lluvia tras los cristales. Y tantas cosas más que, la urbanidad del asfalto y el hormigón, le habían vetado en su piso céntrico. Después de varias semanas en su nido campestre, el urbanita, se sentía como enjaulado en una casa rodeado de Naturaleza; donde las comodidades de la misma, no le dejaban contactar con el exterior, son cosas que pasan. Entonces, un día nav

Relatos de la tertulia de las diez: El recolector de almas

Por mediación de El arca de las palabras del blog de Úrsula un nuevo relato para la ya conocida Tertulia de las diez . Juan no era un curandero ni un sanador al uso, los cuerpos moribundos a los que visitaba no se recuperaban, solamente, morían en paz. Esa era la profesión no oficial de este huérfano encontrado, a la puerta del ayuntamiento siendo un bebé. Juan fue un poco adoptado por todos los vecinos, en estos tiempos que la juventud de los pequeños pueblos era casi inexistente. Hasta los quince años o así, Juan no dio a conocer sus facultades. La tía Rosario, la estanquera y cantinera, andaba en esa época muy delicada y después de sus casi noventa años en el negocio quería morir en su pueblo; ir al hospital, seria una traición de última hora, que no contemplaba la buena señora. Juan, que a la postre heredaría el negocio, aquella tarde, la última de la tía Rosario entre sus vecinos, fue a visitarla como todos los días a contarle las pequeñas novedades de la cantina. Al verla

Relatos de la tertulia de las diez: La sombra siniestra

Por mediación de El arca de las palabras del blog de Úrsula empezaré con un relato para la ya conocida Tertulia de las diez . La verdad es que me fui por las ramas y me quedo un poco largo para mi blog de 500 palabras, así que lo pasaré en tres veces para que se digiera mejor. --------- I ---------- El dicho de tener miedo hasta de su sombra, seguramente tenga un origen más o menos documentado. Yo, por mi parte, conozco un caso real del mismo, por respeto a  mis amigos y evitar alguna mala interpretación, he cambiado cualquier nombre o lugar que pueda mencionar. A los veintitantos salir de noche y recorrer dos o tres farmacias de guardia, así llamábamos a los locales que a partir de la media noche nos daban cobijo y bebida, vamos los típicos pubs. Nuestra cuadrilla, entre semana era triadilla y, a una ronda por cabeza, podíamos volver a casa somnolientos, pero enteros, de madrugada. En una ocasión hablando de películas de miedo y cosas sobrenaturales, Damian nos confesó que

La complejidad de las personas sencillas

Digo personas sencillas, no simples, para evitar una mala interpretación. No es un contrasentido que lo sencillo me pueda parecer complicado, simplemente, se nos puede escapar si sólo consideramos como profundo a lo recargado o sofisticado, ya sea en el ámbito que sea. Una persona sencilla tiene también una filosofía de vida simple, no necesita documentarse ni aprender teorías de los grandes o de los revolucionarios del pensamiento. Su forma de vivir y sentir las cosas es la esencia misma, es todo eso que puede hacer rebosar una biblioteca para tener que explicarse. Describir un paisaje es complicado pero hacerlo con sensaciones o emociones, a alguien que no las conoces, es llenar de frases grandilocuentes hojas, capítulos y libros enteros. En cambio, quien se emociona y siente por si mismo, no necesita que nadie se lo cuente. Así es de simple o sencillo, por eso mismo, una persona con esa armonía, lleva incorporado el mágico decodificador; para todo nos cuentan, al resto, e inten

Cine: "Star Wars episodio VIII"

Imagen
Han pasado cuarenta años, que rápido lo he dicho, desde que oí el archi conocido tema  de Star Wars al comienzo de la proyección. Ayer lo volví a escuchar, no fue tan impactante, pero yo me seguía posicionando al lado de la fuerza como rebelde de la República. Sí, ese seria el resumen mejor y menos desfavorable de esta " Los Últimos Jedi " No voy a decir que la película esta mal, se puede ver, y esa es su pobre recompensa, sólo se puede ver; no provoca emoción ni aplausos al final. Y yo puedo hacer esta crítica porque he presenciado, durante estos cuarenta años, los ocho estrenos en el cine. La franquicia Lucas ahora Disney es un producto comercial que traiciona el espíritu que marcó su primera entrega al lado más oscuro de recaudar a cualquier coste; de hecho, ojo spoiler, hay un personaje nuevo que hace eso mismo. Los chistes ya parecen de parodia y los diálogos de comic barato. La parte visual se salva, pero no aporta un plus, al estar el resto por debajo de lo esp

Epílogo del Encantador de serpientes by MABN

Epílogo del relato Encantador de serpientes  del blog TEJIENDO LAS PALABRAS  de MABN Él tenía un negocio boyante y no perdía ocasión de presumir de ello en cada taberna que pisaba, su verdadero vicio, bebiendo y tonteando con las mesoneras. Llegó su fama de buen bebedor más lejos que la de encantador, de ahí que cada nuevo pueblo le ofreciera mejores servicios para que gastará todo lo recaudado en su espectáculo. Después de una temporada, la auto suficiencia de Él, en plena borrachera, le hizo sustituir a su fiel Almha por Sheva, la joven y hermosa mesonera del lugar con ansias de conocer mundo. Creyéndose el centro del mundo, desdeño a su fiel y noble asistente por la exuberante lugareña; a lo que el mesonero, sospechosamente, aceptó de buen grado. Pasaron algunos años y a la mejor taberna de estos lares, muy conocida por sus buenas bebidas y viandas, llegó un envejecido encantador de cobras desdentadas. La cocinera y dueña, en otro tiempo conocida como Almha, le fió un plato

El crematorio municipal de mi pueblo

Mi pueblo no era grande ni pequeño, uno de tantos que con el tiempo cambio los campos de maíz por urbanizaciones, así con los años el cementerio se quedó sin plazas. La nueva corporación municipal, ahora de traje y corbata en vez de boina y pana, tuvo la gran idea de recalificar la parte municipal del camposanto. El proyecto básicamente consistía en sanear tumbas y nichos realquilando unas y otros. Las  celdas adosados serian como los bloques de viviendas, cada uno podría albergar las cenizas de una familia entera hasta la abuela. Para los más pudientes, en la tierra, habría panteones de uno o dos metros cuadrados a modo de chalets familiares, en este caso independientes, para las cenizas con pedigree. Claro, esto pedía un crematorio municipal para acomodar adecuadamente a los nuevos inquilinos del cementerio, por lo que el pelotazo garantizaba la viabilidad del negocio de la muerte en mi pueblo. Los precios seguían siendo los mismos, caros; pero ahora, tanto en nicho como en panteó

El espejo del contenedor

Imagen
Regresaba hace un mes a casa a eso de las ocho de la tarde, se me había atragantado un informe en la oficina; y de propina el siguiente bus, tardaría en pasar, lo mismo que yo en llegar a casa caminando. Estaba helando por lo que llevaba buen paso, como para estar media hora esperando al autobús 6, en quince minutos atravesaría el desangelado polígono. No había ni un alma, ni andando ni circulando en coche, por la larga avenida; solo, de vez en cuando, entre las naves industriales, asomaba una tímida luna llena. Ya estaba sólo a dos manzanas de mi portal y, apoyado a uno de los contenedores de basura con los que me cruzaría en unos pasos, vi el reflejo de un objeto sin identificar. Al llegar a su altura reconocí un viejo espejo con un marco de madera. Me paré a darle un segundo vistazo, el reflejo era borroso pero seguramente sería falta de limpieza. No lo pensé más, a luz de mi salón, corroboré su buena calidad, con un poco de limpieza tendría un espejo de colgar sin gastarme nad

Desenlace de: Espejos by Anne

Desenlace del relato Espejos del blog Songs of my Soul  Al día siguiente le pregunté a mi tía por la casa, el episodio con los espejos tendría que tener alguna explicación, ella me comentó que aquel caserón le había salido muy económico; además, los últimos propietarios, nada más rehabilitarlo lo pusieron a la venta, por lo que no tuvo que gastar nada en obras. Como dijo ella, doble chollo. La cosa así quedó y me fui olvidando del asunto, la verdad que aquella enorme casa estaba muy bien y resultaba muy acogedora, demasiado. Al mes ya me tocaba peluquería y al ir me di cuenta que realmente algo había pasado con mi aspecto. Me vi delante de los múltiples espejos del establecimiento y no me reconocía, era la viva imagen de aquel, maldito, espejo del caserón. El salón de belleza me volvió, con tinte y maquillaje, a mi edad real pero yo por dentro seguía sintiendo las arrugas y las canas. Al volver a casa, estaba dispuesta a buscarme la vida como fuera, pero no seguiría, ni un mo

La pluma estilográfica de Wali

Imagen
A Wali le gustaba escribir pequeñas historias, cada vez que tenia una idea cogía su pluma estilográfica y ceremonialmente iba dejando el trazo de tinta, letra a letra, palabra a palabra, frase a frase, en el cuaderno de un renglón que siempre llevaba encima. Luego sí, lo transcribía a su portátil y allí, hacía toda la magia técnica, antes de publicarlo en su blog. Todos los meses, religiosamente, iba a la vieja papelería del barrio a reponer cartuchos para su pluma y los cuadernos donde su imaginación se convertía en palabras. En esta ocasión, en el escaparate, había un cartel de liquidación por cierre. Al entrar vio que todos los artículos tenían un precio irrisorio, se ve que lo querían liquidar rápidamente. Por ese dinero se llevaría toda la existencia de cartuchos para pluma y los cuadernos de un renglón. Al ir a pagar vio en la vitrina una pluma estilográfica en su estuche original y con un tintero por 1.500pts  9€, se quedo prendado del codiciado objeto y hechizado por su pr

Los que aman te añoran y los que te quieren te traicionan :P

Entrada propuesta por El blog de Úrsula Los sentimientos se pueden definir por las emociones que producen, como suelen ir juntos y revueltos, muchas veces los denominamos equivocadamente. Es normal y, si no pasamos por ello, no aprenderemos a diferenciarlos. Querer es algo innato que nos sirve para satisfacer nuestras necesidades afectivas,  pudiendo variar desde un fisco a mucho-mucho, según el estado de ánimo. Es fácil sentirse traicionado cuando no se es correspondido, pero solemos mirar hacía otro lado cuando somos nosotros los traidores. Poéticamente se dice pasar del amor al odio, o en el amor y la guerra todo vale; la verdad es que la palabra correcta seria cariño. Amar, son palabras mayores, porque hasta que no se ha sentido se especula con el amor y el enamoramiento; que coño, cuando se padece, si porque se pasa mal hasta que uno se entera, y aprende a diferenciarlo del resto de sentimientos venidos arriba. No hay baremo, o es si o es no, los términos medios son d

El espejo del tiempo

Cuando me cambié de domicilio, en mi nuevo hogar, justo al final de pasillo había una salita seguramente de costura; tenia un gran ventanal al exterior y, como segunda pista, un espejo grande abatible que había quedado allí como único mobiliario. Por la luz natural y su orientación al Sur, me la quede como mi zona vip. La puse, dos estanterías de libros en escuadra, una pequeña mesa y mi butaca favorita; el espejo se quedo al lado de la ventana reflejando la luz al extremo contrario de mi santuario. De hecho bautice la estancia, como la Sala Media, un toque freak sobre mis gustos literarios. No fue hasta el cabo de unos meses cuando me percaté de la magia del, ahora mio, espejo de costura. Sí, un día mirando el tiempo que hacía en la calle, al volver la vista me vi reflejado en el espejo, tuve una sensación confusa e instintivamente me miré con más detenimiento. Estaba claro, que era yo el de la imagen reflejada, pero había algo que no me cuadraba del todo. Esa noche había dorm

El héroe de las pesadillas

Imagen
En esta sociedad, tener una existencia gris realimentada diariamente de las rutinas cotidianas, es algo tan común como sus habitantes. Todos los días repetir los mismos procesos, a las mismas horas, es el biorítmo plano de nuestra existencia. Los findes, cambiando el escenario y las actividades, ocurre lo mismo, diversión rutinaria; al final solamente somos un engranaje de nuestra vida. En este marco nuestro héroe, además, arrastra una rutina sentimental de aislamiento  producida por un distanciamiento con su pareja; casi seguramente, por la repetición de los cafés de media tarde, por las sesiones de cine cada fin de semana, por ver la enésima temporada de una serie y hasta por los paseos, por las mismas calles, al salir del trabajo día tras día. Una existencia gris, remarcada del mismo color, pasa todavía más desapercibida, es como intentar diferenciar un grano de arena de otro en una playa. El caso es que tiene su precio y por las noches, desde hace tiempo, ya es