Entrada más destacada

MICRORRETOS: ¡ENTRE MITOS SE ESCRIBE EL MICRO!

  MICRORRETOS: ¡ENTRE MITOS SE ESCRIBE EL MICRO!  Yo, el gran olvidado

jueves, 12 de octubre de 2017

La no foto de Halloween en Facebook

Hace unos años por estas fechas, justo después del Pilar, vi una foto en Facebook de una chica (mujer) muy bien vestida con traje de fiesta y por supuesto maquillada. Yo ignorante de mí, lo relacione con Halloween, y la comenté que si se estaba probando el disfraz para la fiesta de Halloween, literal, como lo cuento.

Bueno, la que se lío fue de de si te pillo te mato y remato, su respuesta concisa decía algo así como de que vas? Yo, siguiendo con mi ingenua ignorancia, pensé que me lo preguntaba y mi cortes y conciliadora respuesta fue: Pues, te ha quedado bastante bien el look de la Madrastra de Blancanieves.

Aquello, es decir ella, asumió el papel que yo inocentemente la impuse. Su respuesta, toda en MAYÚSCULAS, ya me  hizo pensar que de alguna manera había metido la pata y que las consecuencias, conociendo su carácter ante las bromas, serían inapelables. Su contestación fue que SI YO FUERA DE HALLOWEEN IRIA, POR SUPUESTO,  DE BLANCANIEVES (bueno habría sido gracioso, ya que la hijastra perecería mayor que la madrastra), IDIOTA QUE NO TIENES NI IDEA Y TE METES DONDE NO TE LLAMAN GILIPOLLAS. NADIE TE HAN DADO VELA EN ESTE ENTIERRO Y YO ME PONGO LO QUE ME DA LA GANA Y VOY A DONDE ME SALE PERO TU TE VAS DE MI FACEBOOK AHORA MISMO PAYASO.

Efectivamente, me echo de su Facebook, a los cuatro amigos-conocidos comunes les hizo saber de su enfado con mis comentarios y, un montón de cosas más que de su cosecha salieron, aprovechando el  calentón contra mi que tenía en esos momentos.
A finales de año, precisamente en el muro de una amiga común había un álbum de fotos de una fiesta de disfraces. Y vaya coño, en una de ellas aparecía una chica (mujer) con un traje negro y super maquillada, y no era otra, que la señorita (señora) que me echo de su Facebook dos meses atrás. Para ser exactos, en esta última pose, sostenía un un espejo con la mano derecha y una llevaba también una dorada corona en la cabeza.

Hay que jod... por un mal entendido, su vestido de fiesta se convirtió en disfraz, yo me llevé la bronca del siglo y tan amigos no, que me echo de su Facebook y no hemos vuelto a contactar; ni yo para recriminarla por pasarse y ni ella para disculparse un poquito.
Son cosas de las redes sociales, de amigos a no amigos en un tick o viceversa. Ahora que han pasado unos cuantos años, si le llega esta entrada por alguno de los amigos comunes, no creo que me denuncie y me boqueen la cuenta, espero que si llega a leer esto se ría un poco; porque la verdad, le sentaba bien ir de Madrastra de Blancanieves :)

viernes, 6 de octubre de 2017

Un freak, no tiene pesadillas, sueña distopías

Para empezar, en mi caso, defiendo la acepción de freak sobre el uso de friki lo siento (es retórico, LoL); Yo. las expresiones friki o friqui, las veo más próximas a un lila del entorno; no tengo nada contra ellos, más bien envidía de alguien cuya realidad esta en su mundo y todo lo demás es solamente su envoltorio. Los freak, por suerte y por desgracia, diferenciamos ambas realidades, la real real y la real virtual; y lo de raros, por muchos que nos podamos llegar a juntar, forma parte de nuestro ADN.

Sin mas rollos diré que la pasada noche me pasé con la teina, me viene bien al el estomago y para dormir mejor tomar un te antes de acostarme, el problema debío ser que me pasé con la dosis de las hierbas verdes. El te estaba rico y tan fuerte de sabor como de aroma, creo que hasta lo podría haber usado de tinta para la pluma, en caso de necesidad. La cuestión es que, entre las veces que me dormí y desperté, todas seguidas y engranadas como los vagones de un tren, tuve en cada sueño un episodio distópico. Curiosamente, de antes, los llamaba sueños pesados y me quedaba corto en la medida.

Así que anoche tuve una temporada completa de En los límites de mi realidad, tal cual como cuando empalmaba episodios y en un finde caia una de veinticuatro o en un día las de trece. El gusano espacio tiempo, también andaba con sus excesos, mezclandome las situaciones y los personajes a su capricho. Era curioso ver a gente real que ya no está entre nosotros, más jóvenes que cuando nos dejaron y, encima, más delgados y con mejor presencia que la nunca tuvieron en su vida; se ve que el otro barrio les sienta bien y los trata mejor que este Valle de Lágrimas (perdón, me vino al pelo).

No voy a ser dramático y puedo, más por las sensaciones remanentes que por los escasos recuerdos totalamente diluidos que me quedan, decir que ninguna de las visiones fué macabra, o siniestra, ni siquiera inquietante; sólo versiones alternativas de la realidad, donde la imaginación llevaba el control con buen rollo, pero eso sí, con la tensión propia de una representación coral, vamos como la vida misma. El caso es que este duerme vela, durante toda la noche, hace que al llegar las seis de la mañana a la estación de destino, lo primero que te viene a la cabeza es que no has dormido y mucho menos que hayas descansado lo suficiente.

El sueño se despeja con el final de la última distopía, desvaneciendose, hasta que al abrir los ojos desaparece por completo. Ahora toca empezar a pensar en la rutina de todos los días.
No, primero te planteas, apoyado por el cansancio y la laxitud del momento, si te resultaría mejor seguir visionando la siguiente temporada de tus mundos alternativos a la carta, en vez de levantarte y enfrentarte a lo que te deparará el día, estando así de cansado... y tan desmotivado...

La solución es fácil, cargar menos la tetera, de te verde, del negro, o del color que sea; tomarlo me viene bien al estómago, para hígado y por lo que se ve, también, para la imaginación noctambula. Dos días seguidos, mejor dicho, dos noches así y seguramente acabo lila*, como decimos aquí. Llegado el caso, sin problema, corregiría la entrada del blog eliminando el primer párrafo. De momento así lo voy a dejar, más adelante... :P

*Lila: Bobo, ingenuo, gracioso y loco no peligroso, que vive en la higuera...