Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2009

Lo que se tiene vale mas que lo que se ansía

En el balance de las cosas se duele dar un valor mas alto a aquellas que no se tienen y se desean olvidando que las que si se tienen tienen cuando menos el mismo valor. Este es un error del que solo nos damos cuenta al perder alguna de esas infravaloradas cosas. Aplicar esta doble contabilidad mantiene la balanza de la vida desequilibrada y engañada haciéndonos mas difícil encontrar el equilibrio de las cosas. En cambio cuando valoramos lo que tenemos nos damos cuenta que tenemos mucho mas de lo que pensamos. Todas esas pequeñas cosas y hasta simples juegan un papel importante y deben ser valoradas. El hecho de dar valor a las cosas sencillas aparte de la satisfacción que pueda producir también incide en la perdida del deseo de otras cosas que no se poseen y a lo mejor se desean por inalcanzables o por envidia de quien si las tiene. Hasta los mas coherentes (yo no lo seria si no me incluyera, je je) tienen su punto debil de coherencia en esto precisamente, en obviar valorar ciert

El horizonte de nuestro camino

La tontería de hoy es un ejercicio de profundo sentimiento y respeto hacia la existencia misma, tanto nuestra como de quienes nos rodean y, a veces, no somos conscientes de lo importante que es para nuestro equilibrio emocional. Hay momentos en la vida que involuntariamente reflexionamos acerca de la propia existencia. Esto esta muy íntimamente ligado a nuestro instinto de supervivencia y socio-emotividad, y es algo normal a medida que las circunstancias adversas de nuestro entorno esculpen nuestros sentimientos. Del resultado de este examen optamos por seguir con nuestro camino o cambiar de rumbo. Emperrarnos en mantener la linea trazada por encima de todo, sólo por testarudez, es como andar hacia un abismo de espaldas, mas pronto o mas tarde caeremos y sin verlo venir siquiera. Cambiar la dirección por cualquier imprevisto que nos encontramos en el camino de la vida es como intentar empezar de nuevo olvidando tanto los buenos momentos como las experiencias vividas, indicando un

Ser honrado por encima de todo?

El otro día volví a ver Serpico,(con un joven Al Pacino dando bien la talla) una película policíaca con un enfoque crítico y personal sobre un personaje real y su entorno corrupto de trabajo. La historia ya tiene casi cuarenta años pero el transfondo social esta vigente y puede que se quede hasta pequeño. :-) Pero hoy la tontería va sobre las prioridades del personaje y sus contrastes. No voy a decir si es bueno o malo, eso es algo que cada uno tiene que opinar por si mismo. Solamente unos apuntes basados en mi particular visión del film. El protagonista es un defensor de la justicia y de su integridad con un criterio sobre ser honesto, dentro del cuerpo de policía, muy coherente y estricto. Todo este es encomiable, máxime cuando nos presentan un entorno de trabajo plagado de favores y sobornos a sus compañeros. Nadie es perfecto y la virtud de su integridad convive con una personalidad violenta y agresiva siempre con la justificación de su honestidad dentro del cuerpo de polic

Dejar de fumar en tres pasos

No me refiero a la parca, je je je, el título va en sentido literal. Tampoco es una receta mágica ni universal pero si puede servir de referencia para usar en un momento de lucidez o auto-critica. Este es el paso fundamental y como primero que es, si no se da, no le pueden seguir los demás. Lógicamente, es proponerse dejar el habito o por lo menos tenerlo controlado. Hay que dejar muy claro que no es lo mismo ser un vicioso que estar viciado. El vicioso es consciente de su habito, disfruta con el vicio y tiene control sobre él; el viciado es esclavo de su vicio y es no tiene fuerza de voluntad para salir del círculo. Por eso el punto de partida es tener la intención cuando menos de dejar de estar viciado y ser el quien se controle el vicio. Ahora que ya se está mentalizado para cruzar este particular infierno, comienza la segunda fase que es intentar llevar a cabo la misión. Es la parte reflexiva del proceso y sirve para ratificar nuestras intenciones y que estas no fuero

Corderos (mas bien borregos) o cabritos II y II bis

La verdad es que las religiones no tienen la exclusiva de tratarnos como corderos o borregos. La comodidad que los medios de comunicación nos den las noticias masticadas nos va a hacer perder los dientes, que usábamos para desgarrar y hacer digeribles los datos que recibíamos, por desuso. Así que cuando nos hablan de crisis nos adoctrinan de la necesidad de la subir los precios aunque la inflación sea negativa. Es un contrasentido curioso pero, como ya he comentado, la compra me sale ahora mas cara que a primeros de año y eso que en teoría los precios están por debajo. Siempre encuentran el matiz oportuno para conseguir nuestra empatia hacia sus intereses. El seguro de este cerrojo (trampa, lazo, situación, trance, circustancia, lance, etc...) es presentar la situación polarizada hasta el extremo de ser amigo o enemigo, con lo que tenemos que tomar partido entre algo malo y algo igual de malo o peor para escoger. Con tanta complicación, es normal que no siendo cosas de vida o muerte,

Corderos o Cabritos

Es curioso como son escogidos los animales simbólicos en las religiones. Que seamos considerados corderos, a mi modo de ver, es mas un insulto que un cumplido. Si hay un animal tonto ese es la oveja, en invierno es incapaz de escarbar una fina capa de nieve para comer el pasto de debajo. Viven en comunidad y respetan a su líder tanto que, si se equivoca de camino o despeña, le siguen sin dudar. Las cabras, en cambio, tienen otra filosofía de la vida y desde que nacen aprenden a pacer e incluso a mochar. Suben por las pendientes mas escarpadas y si una tiene la mala pata de caer las otras se cuidan muy mucho de seguirla y se aferran como si su vida dependiera de ello y, de hecho, es así. En cuanto al alimento no les importa escarbar o meter el hocico donde haga falta para coger una brizna de hierba. Después de esta breve descripción, esta claro que yo prefiero ser un cabrón de tantos y anónimo, antes que el carnero dominante de las ovejas. Retomando el tema, si las religiones usan

Las ventajas de ser mediocre

Esta claro que a todos nos gustaría destacar en algo, ya no digo ser el mejor, pero la realidad es, precisamente, ser del montón en todo. No somos dignos de mención en nada memorable pero tampoco suficientemente buenos haciendo cosas malas.  :-) La primera ventaja es que, al no despuntar en nada, los mediocres son equilibrados y no pasan de la euforia a la depresión ni viceversa. La gama cromática va del gris clarito al gris mas oscuro, lo de blanco o negro es de los extremistas binarios. Otra prebenda  de los tibios es que se adaptan a lo que sea, eso no quiere decir que les guste, afrontan dentro de su gris existencia las vicisitudes que la vida les depara. No es lo mismo que ser conformistas o derrotistas, amoldarse a las circunstancias y superar los imprevistos forma parte de nuestra evolución. Cuesta asumir la condición de ser del montón, pero cuando se acepta esta cruda verdad, la botella es mas fácil verla medio llena. Quien es mediocre, prácticamente todos lo somos, si n