Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

jueves, 29 de octubre de 2009

El último mono de la empresa


Decir de alguien que es el último mono es como encasillarlo en el grupo de los inútiles menospreciando su labor. Es muy típico en una empresa que uno o mas sean así considerados (que me van a decir a mi, je je je).

La verdad es que es algo fuera totalmente de la realidad, se es el último mono en la tabla salarial y lo justifican diciendo que el trabajo que se realiza no es de especial responsabilidad. No hay mayor mentira que una verdad a medias y este es un ejemplo al cien por cien.

La resistencia de una cadena, por fuerte que sea, es igual a la de su eslabón mas débil. Y una empresa es una cadena en la que hay departamentos fortalecidos (incentivados) y otros considerados poco importantes. Si y son, precisamente, los que realizan el trabajo propiamente dicho, llamemosles administrativos.

La prueba que están equivocados los que presumen de saber reorganizar estructuras laborales es bien sencilla. Si la parte comercial o técnica o recursos humanos o directiva o etc para un día su labor, como mucho se causa un retraso. Si la parte administrativa hiciera lo mismo (sin esquiroles) se colapsa por completo.

En las empresas modernas hasta los gerentes saben hacer los trabajos administrativos y en ellas todos los eslabones son importantes (por algo son modernas). En cambio, las empresas tradicionales que incentivan a los mas inútiles (no todos lo son pero mas de uno de si), que necesitan de alguien que les prepare un escrito, haga una hoja de calculo, o guarde, simplemente, los papeles en su sitio, el día que este administrativo de turno no está, se queda todo desatendido; en cambio si es a la inversa, menos la firma (a veces ni eso, je je), todo lo demás se deja solucionado o al menos atendido.

Otro día daré alguna sugerencia para bajar los humos a estos iluminados que se acuerdan de uno para todo en la oficina menos cuando cobran los incentivos o se van de comida de trabajo. Que nadie piense que soy malo o estoy resentido, por no estar  considerado por mis funciones laborales, me ha costado mucho esfuerzo y tiempo SER PEOR
:-)

2 comentarios:

  1. Algunas de las privadas que yo conozco, hablo de grandes empresas, no de medianas o pequeñas, funcionan en plan piramidal, es decir, el trabajo del último mono repercute en en salario de los jefes y jefecillos. Pero claro, quien pone el cascabel al gato? o lo que es lo mismo, quien analiza el trabajo de estos jefes? Me da la impresión de que muy modernas tienen que ser esas empresas para que las cosas se hagan pensando en los demás y no en el beneficio de unos pocos.
    Ejemplos hay a patadas...solo te pongo uno.
    Ahora está de moda el informatizarlo todo..., como si el prescindir del elemento humano para aumentar los beneficios netos sea su unica meta, hasta en los pedidos de material, algunas empresas te dicen que no te pueden enviar albaranes para solicitar material porque para eso tienes su pagina web, y claro tú les dices, mire yo no voy a usar su web porque...simplemente es una mierda y tardo media hora en rellenar un albarán, lo que a boligrafo me cuesta 5 minutos. Naturalmente a ellos les da igual, con lo que tu te acabas buscando otra empresa y punto final. Algún dia alguien, en las grandes empresas, se parará a pensar que lo que se sustituye pensando en aumentar los beneficios de los de siempre, a la larga es una mala inversión. Y eso si, reivindico el último mono.
    Uno que lo ha sido muchos años.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que no hablamos de la misma empresa pero coincidimos en sus métodos. En las modernas también hay estructura piramidal pero menos puntiaguda y los de abajo también tienen su incentivo.
    Una perla envenenada que suelen decirnos es que a nosotros nos pagan por trabajar y te lo dice alguien que esta incentivado por todos los sitios.
    No me voy a hacer mala sangre, se cual es mi sitio dentro y fuera de la oficina, je je je.

    ResponderEliminar