Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

lunes, 27 de marzo de 2017

Cine: Hollywood la nueva marca de hamburguesas

Decir la industria del cine americano ha pasado de ser un cumplido a un cliché, similar al de una cadena de producción, donde la rentabilidad del producto impera sobre la calidad del mismo. 
La grandiosidad del séptimo arte con sede en Hollywood es ahora una factoría de remakes, biopics y reboots, eso sí FXesados hasta una transgénesis aguda donde encontrar un simple plano sin trucar es mera utopía. Los guiones originales y que cuenten una historia son excepciones que confirman la falta de ideas del mercantilismo cinematográfico estadounidense y de los diálogos de los personajes mejor ni hablar. :P

Siendo justos hay que reconocer buenas interpretaciones o logradas puestas en escena, oficio y calidad hay; lógicamente, por cuestiones de producción supeditadas, de no ser cine alternativo, a la cadena de montaje de Hollywood. Súper producciones donde la mayor parte del presupuesto se va al caché de las estrellas, a los FX y a una generosa promoción que intente asegurar lo invertido. La mediocridad bien maquillada vale para exhibirse en un museo al lado de las obras de arte, así va la cosa en mi opinión.

No aprender de los errores garantiza que con el tiempo los volvamos a repetir, así o muy parecido todos lo hemos oído y sólo cuando tropezamos en la misma piedra nos acordamos. Otra gran industria americana parangón del poder made in usa sito en Detroit, el automovilismo, es hoy un decorado real y a escala 1:1 de su declive. El cine americano puede terminar en una crisis que, al igual que un gigantesco castillo de naipes, se venga abajo o subsista a duras penas. Películas mediocres las ha habido siempre el problema radica cuando prácticamente todas lo son.

Algunos ejemplos: 

La recientemente ocarizada La ciudad de las estrellas y de contrapunto ¡Canta!, ambas dentro del genero musical. La primera con actores y la segunda de animación con voces muy conocidas. Viendo La la... no me quitaba de la cabeza Cantando bajo la lluvia, así que La La Nada no tenia ni punto de comparación, no creo que esto me pasara a mi solamente, no soy tan raro y a Gene kelly lo volveré a ver con su paraguas y su pegadiza canción y de la otra La La Ná.
En cuanto a Sing (canta), en cambio, con los consabidos tópicos y moralejas, me pareció más entretenida y hasta divertida con una adaptación personaje-animal bastante bien lograda.
Otra reciente, cuyo trailer extendido ya te cuenta todo ahorrántote las dos horas restantes, es El Renacido. Que sí que la fotografía, los paisajes, que la interpretación de Leonardo, etc; pero al final un derroche de medios y presupuesto para acabar bostezando.
Para terminar Logan, otra que se sale, muy esperada con un lobezno de vuelta de todo y sin su prepotencia característica. Hasta los seguidores del cine de súper héroes vimos los agujeros negros del guión. No hacen falta historias rebuscadas sino bien contadas por simples que estas sean. 

No merece la pena hacer la extensa lista, ni mucho menos ranquearlas, para ver cual es la película más mediocre. Acaba empachando ver cine donde el decorado canta más en el guión que en la escena proyectada.
 

lunes, 20 de febrero de 2017

Volviendo a la carga: "De tontos, listos, inteligentes, necios, estúpidos y genios"

Hacia tiempo que no soltaba alguna tontería, ni profunda ni de medio pelo, así que lo retomo donde lo dejé:

"De tontos, listos, inteligentes, necios, estúpidos y genios".




Empecemos por las definiciones básicas, sin acritud, en función de su actitud ante los lances diarios de cualquier índole importantes o banales:

  • Tonto, alguien a quien no se le da bien resolver situaciones por si mismo, suele necesitar que le digan que hacer. Para abandonar este estatus solamente precisa de la intención aprender, en vez de hacerse fuerte en su postura de tonto.
  • Listo, el que sabe mucho y solventa con facilidad cualquier situación cotidiana que conozca. Si la desconoce suele caer en picado y, o bien la elude, o la oculta.
  • Inteligente, sepa mucho o poco, cualquier situación conocida o no, es un desafío para resolver; lo hará con mayor o menor fortuna pero seguro que lo intenta.
  • Genio este suele ir un paso más allá del resto, plantea los problemas y los soluciona. Seguramente por ello son tan escasos, o bien, sus genialidades se nos escapan al resto.

Los otros dos que faltan se pueden definir por extensión de los listos de turno de nuestra sociedad:
  • Necio, es el listo pondera su saber olvidando y escondiendo sus limitaciones creyéndose inteligente. Los inteligentes que si son sabedores de sus carencias se consideran tontos, ·cuando tropiezan con algo que no pueden solucionar, pero de los que intentan aprender a solventarlo.
  • Estúpidos, cuando un listo (listillo, aventajado, creído de si mismo...) no se conforma con creerse inteligente y tontea con la genialidad es un estúpido a conciencia y no por falta de intelecto.

Puestas así las cosas y para ponderar la realidad, afortunadamente, y a pesar de lo dicho acerca de necios y estúpidos, nadie es al 100% ni tonto ni listo ni inteligente (genio ni lo menciono). Todos en una medida u otra y, según la situación que se nos presente, nos mostramos perdidos (tontos), sobrados (listos) o resolutivos (inteligentes).

Como reflexión final diría que evitemos caer en la necedad o la estupidez, seamos listos para lo cotidiano, inteligentes para lo inesperado y pidamos ayuda cuando nos quedamos atascados. Un tonto que quiere aprender es básicamente un inteligente humilde, mucho mejor que comportarse como un necio o presumir de estúpido :P

lunes, 5 de septiembre de 2016

Cine: "Jason Bourne la cuadratura de una trilogía"

Han pasado unos años desde que Bourne, perdón, Matt Damon hizo de Jason; está claro que la simbiosis actor & personaje o viceversa me confunde en este caso concreto. Bueno, la cuestión es que Damon después de nueve años ha vuelto a interpretar a Jason Bourne.

Para empezar diré que el lapsus de tiempo no ha estropeado el producto, parece como si todo hubiera estado madurando en un buen barril de roble. La introducción da la continuidad precisa, a la vez que aporta una nueva línea de investigación dando el pie de arranque a esta esperada secuela, después del medio fallido spin-off del 2012 llamado, precisamente, The Bourne Legacy. Junto a Jason queda Nikki de las entregas anteriores, ella también ha sabido madurar su personaje que no envejecer y es otro punto común para enlazar la trama. El resto del plantel son nuevos y escogidos para no defraudar (aparece una cara bien conocida). Aquí yo, sí pondría una nota de seguimiento a la nueva chica de la CIA, que no me ha acabado de convencer del todo.

La evolución de Bourne, hacía su humanización, queda patente en su violencia justificada y sólo la justa necesaria. Se puede achacar esto como un paso atrás o un estancamiento en las entregas, bueno yo creo que lo del: "Más difícil todavía" es para el Circo; en el cine es, a mi modo de ver, es preferible que una saga consolide sus valores antes que seguir las alternativas de moda y acaben vulgarizándola. La acción de esta producción se basa en persecuciones y peleas que den sensación de realidad no exageradas como en otras conocidas franquicias que quieren basar más su éxito en la famosa frase circense que en una buena interpretación y/o un coherente guión.

Nuestro héroe utiliza sus aprendidas habilidades de ultra asesino para poder vivir fuera del sistema y, por supuesto, defenderse de sus homólogos activos. Jason es una paradoja y demuestra que un arma letal humana, es buena o mala, según su uso no per se.
El final es tan abierto que permite lo mismo una futura secuela como el cierre definitivo de la serie. Este es otro acierto que rubrica la cuadratura de la trilogía original.

Yo la he visto como una entrega más sin esperar el "Más difícil todavia" que comentaba antes y me ha gustado. 
Lo que está claro, por diversas críticas, que tanto muchos de sus seguidores como los defractores de la serie esperaban otra cosa. Incluso, compararándola con la archiconocida saga de James Bond 007 (que lleva más de 50 años en cartelera), a pelo como si fuera lo mismo. 
La verdad,  quien dijo que las comparaciones son odiosas, sabia realmente lo que decia. Antes de emparejar y lanzar juicios de valor sobre algo primero hay que cuantificarlo por si mismo; si criticamos por referencias lo que hacemos es, literalmente, eludir nuestra propia opinión y hacernos eco de alguien, o un grupo, que nos resulte afin. 

En fin, je je, las críticas me pueden servir, en caso de duda acerca de visionar o no una película, nunca sobre si me gusta o no sin haberla visto :)


lunes, 22 de agosto de 2016

Star Trek más allá y hasta el infinito

Las sagas cinematográficas, sobre todo si son longevas, tienen sus altos y bajos. Star Trek no iba a ser menos y en cuanto su espectro de cine hay tres etapas diferenciadas y entremezcladas que mantienen su cohesión. En la última revisión que es como un reboot, mejor, un comienzo paralelo; vemos una evolución actualizada de las odiseas originales y con unos personajes (de todos conocidos) verdaderamente jóvenes y sin necesidad de llevar fajas ni aparecer sobre-maquillados.

Ahora se ha presentado la tercera entrega, la denominada Star Trek más allá y yo creo que el título está muy acertado; toma los protagonistas, que ya nos fueron ampliamente presentados en las dos partes anteriores, y les hace a todos ellos una revalida en esta odisea galactica. La historia no es complicada, más bien sencilla y lineal; Ahora, el desarrollo, nos lleva tanto a los límites tanto del Universo conocido como a los de las aventuras espaciales.

Hay un detalle en esta producción, los secundarios habituales son también más protagonistas, su papel no es el mero salir en alguna secuencia o tener alguna escena complementaria con un diálogo de recurso. Aquí todos, de una u otra forma, toman las riendas y llegando a una actuación practicamente coral. Me parece un acierto total por parte del guión, dándole a la proyección haciendo que las dos horas de proyección resulten totalmente entretenidas.

Otro aliciente es verla, como en mi caso en VOS, todo el elenco tiene buena entonación y resultan perfectamente creíbles, incluso el malogrado Anton (Chejov) con su exagerado acento ruso. Bones McCoy tiene una bis cómica y cómplice con Spok, que no se como la habrán solventado en el doblaje, digna de verse y oírse. A Uhura también se la ve y escucha con agrado :). El resto de los personajes, tampoco desentonan y merecen buena nota; se ve que es una producción donde no se ha dejado de lado la actuación, en favor sólo de la aventura épica o de los espectaculares FX, en este caso totalmente justificados.
-- Por supuesto que Idris Elba no pasa desapercibido con su característica voz y presencia. No digo más para no spoilear, pero por ganas...

Lo que sí me permito añadir es que la película está llena de guiños y, seamos trekies o no lo seamos, se agradecen. Yo que conocí la serie original televisiva, antes que las películas de cine, me sentí bastante identificado en esta con el espíritu de la saga espacial, ahí lo dejo y no puedo decir más :)


En definitiva, un estreno de agosto que tiene todo el merecimiento de una súper producción con una cuidada puesta en escena donde se ve algo hecho con gusto. Yo espero que sigan en esa línea de tiempo y las siguientes entregas sean tan entretenidas y más allá. (Wordpress)

jueves, 31 de diciembre de 2015

Reflexión de fin de año

Después de lo visto en estos cuatro años de gobierno con Rajoy al frente del PP, muchos pensábamos que su debacle sería cuasi-parecida a la de Zapatero después de su segunda triunfal legislatura (bis de ironía).


Y lo cierto, los resultados cantan, no fue tan dura la caída, más bien un fuerte trompicón pero no definitivo. Es curioso, cuando menos, que un partido político con más tramas de corrupción que una organización mafiosa siga contando con bastante apoyo popular; suficiente, incluso, para ganar por los pelos unas elecciones muy comprometidas.

Hay varias causas y las tradiciones y los miedos pueden arrastrar más votos que las siglas en si:
  • La derecha suena a lo correcto cuando la cosa está mal.
  • No leerse, para nada, los programas electorales, y fiarse más del aspecto y si nos gusta lo que dicen.
  • Todavía no somos un estado laico y la Iglesia Católica sigue poniendo sus buenos feligreses por muy obreros que sean.
  • Los toros y tradiciones similares, de maltrato animal, también dejan sus votos en las urnas.
  • Lo del aborto es un tema comprometido y mucha gente prefiere decir directamente no que plantearse el tema en la profundidad que merece.
  • Que la banca es el sustento de un país, también lo tenemos asumido y darles dinero para sufragar su avaricia con la burbuja inmobiliaria es de buen ciudadano, en nuestro caso subditos.
  • El apropiarse de los símbolos como si sólo siendo del PP respetaras la bandera y fueras Español.
  • Eregirse el centro ideológico y todos aquellos partidos que no comulguen con ellos son extremistas radicales para que la gente lo relacione con los radicales extremistas que siembran el terror, es decir terroristas.
El último punto me parece, en sí, un acto de terrorismo político para infundir, intencionadamente, miedo a que pueda haber un cambio; que por una vez, pueda beneficiar a quienes votamos no a quienes respaldan los que ganan las elecciones.

Por cierto, para lo del segundo punto hay una encuesta de afinidad política que puede poner en entredicho lo que pensamos realmente y a quienes votamos. Yo he hecho un muestreo y los resultados han sido bastante curiosos:
Encuesta de afinidad política 
{En el 50% había bastante ambigüedad y en el otro 50% la cosa si quedaba bien definida}

Feliz 2016 que, en este que justo finaliza, ya no nos pueden (por cuestión de tiempo) amargarnos más.

domingo, 27 de diciembre de 2015

Cine: La muerte tenia un precio o por un puñado de dolares más 50 años después

Hay películas que con cincuenta años a la espalda siguen siguen siendo agradables de ver y no han perdido, a pesar de largo tiempo transcurrido, la frescura que les caracterizó. Esa es la esencia que define un clásico del séptimo arte.

La muerte tenia un precio, en mi opinión, pertenece al selecto club de clásicos del cine. Lógicamente la he visualizado varias veces, siempre me pareció muy entretenida y hecha con gusto, no como la mayoría de sus secuelas del espagueti que la sucedieron. En mi última cita con esta película use un Blu-ray, la calidad de imagen y sonido en versión original no desmerecieron para nada, y las dos horas de su visionado fueron  muy gratificantes.

La integración de la banda sonora es una simbiosis perfecta con los escenarios y los personajes, al igual que un guante y tira de las riendas de la película desde el primer plano hasta el apoteósico duelo final.


En definitiva, si el cine es entretenimiento audiovisual, La muerte tenía un precio es un espectáculo que se deja ver regularmente, sobre todo para desintoxicarnos de tanto pseudo cine que inunda las carteleras con el único motivo de recaudar. Medicina de la buena, música y plomo :)





sábado, 26 de diciembre de 2015

Cine: Star Wars VII guiño o remake

Desde que se dio a conocer el proyecto de continuar la saga de Star Wars, se creó una creciente expectación que culminó con su estreno el 18 de diciembre. Tanta marea de fans hambrientos ha desembocado en un delta de encontradas posiciones, al igual que en la película, tenemos los de la orilla de la fuerza y los de la orilla oscura.

Muchos de los seguidores de la serie, por edad, no tuvieron ocasión de ver el espectáculo que supuso  en 1977 ver La Guerra de las Galaxias en el cine; literalmente supuso un antes y un después en varios géneros cinematográficos, a parte, de la magia que supuso su visionado en pantalla grande desde los primeros compases de su conocida melodía.


Después de dos párrafos de palabrería barata voy ya al tema del post. Empezaré diciendo que después de ver El despertar de la Fuerza, tuve necesidad de contrastar mis sensaciones visionando la original; es decir, hice los deberes antes de lanzarme al abismo de comentarios tanto a favor como en contra. Ya ha transcurrido más de una semana de su estreno así que, a partir de ahora, desvelaré contenido de la trama en mi argumentación  (Spoilers ON)

Con lo dicho, para mi el episodio VII, es más un guiño a la saga original (ep. IV), que el vulgar remake que se anda comentando en muchos sitios. Hay una historia muy paralela entre los protagonistas de ambas, Luke y Rey, de ahí que se sigan los mismos pasos de sus andanzas. Esto puede ser algo recurrente para copiar las secuencias con el paso de los 30 años que se comenta en el film.
Bueno, en tiempo real, para los espectadores originales como yo mismo, han sido 38 años y a mi la película me parece un guiño con mas nostalgia que oportunismo, de hecho hay elementos nuevos como un guardia renegado y piloto con más vidas que un gato que, seguramente, en el VIII aporten algo más que sólo una nueva presencia generacional.


En cuanto a la capacidad de la fuerza de Rey casi instantánea, no es tal. Ella al igual que su padre han estado, desde niños, en un planeta de incógnito pero con algunas diferencias:
  • Luke no tiene recuerdos, llegó de recién nacido y vive una existencia tranquila en una granja con sus tíos, además bien vigilado de cerca por Obi Wan Kenobi, el último Jedi; así que, salvo su pericia de piloto, en la lucha está de lo más verde.
  • Rey fue dejada en el planeta de la chatarra algo mayor, conserva imágenes latentes de su infancia, ahí está sola y ha tenido que salir adelante por si misma, negociando y peleando con el resto de pobladores en un entrenamiento diario para sobrevivir. La prueba es su dominio con el bastón, anticipando, que a las malas ella es mucho más peligrosa de los que su aspecto indica.
  • Los recuerdos tortuosos de la chica son, a la vez, un trauma para ella y un escudo contra quien quiera acceder a su mente, como le pasó a su primo Kylo Ren. Luego, en la pelea con el sable láser, deja bien claro de quien es hija en cuanto su vida está en juego. El guiño, aquí hace referencia al final del episodio III y creo que a todos nos gustó el repaso que le da.
Siguiendo con situaciones paralelas el sacrificio de Han Solo a lo Obi Wan Kenobi se percibe desde la primera mirada con su hijo en su encuentro en el puente. Nos anticipan lo que va a pasar para ir haciéndonos a la idea, es una forma digna de acabar sus andanzas o igual es que pedía mucha pasta para la siguiente entrega ;)

También hay cosas, en este resurgir de la fuerza, que puedo entender se utilicen para congraciarse con las nuevas generaciones de espectadores y fidelizarles; aunque a mí, como veterano, me resbalan o resultan, a veces, exageradas. Me refiero a las numerosas gracietas y, sobre todo, a los ataques de ira de Keylo Ren; en fin, muy inmaduro para ser digno sucesor del gran Darth Vader. Por otro lado su semejanza, cuando deja la melena al viento, con Severus Snape parece más que un guiño, unido a que su señor también recuerda a Lord Voldemort. Igual es un cruce de sagas en el futuro o que a J.J. Abrams le encanta Harry Potter.

Ya para terminar, que me he extendido como una mala hierba, la última entrega de Star Wars no es redonda, tampoco su Estrella de la Muerte lo es, pero si augura un espectáculo mayor y, para los más veteranos, retomar el espíritu que nos dejó la trilogía buena. Enlazo mi post breve justo después del visionado: Star Wars VII en 140 palabras