Entrada más destacada

CONCURSO 42 ed, LA METAMORFOSIS (fuera de concurso)

  CONCURSO 42 ed, LA METAMORFOSIS (fuera de concurso) El origen de todo Anoche me acosté, como de costumbre, pasada la una, es mi hábito par...

sábado, 15 de abril de 2023

CONCURSO DE RELATOS 36ª Ed. EL PENTAMERÓN de Giambattista Basile (La posada de El Bosque de las Sombras)

 

CONCURSO DE RELATOS 36ª Ed. EL PENTAMERÓN de Giambattista Basile



La posada de El Bosque de las Sombras


El Bosque de las Sombras es la tierra de nadie que separa El Reino del Valle de El Ducado de la Montaña. La leyenda cuenta que Uthar el viejo, consumido por una envidia atroz hacia su primer ministro el duque Zor, lo desterró con toda su casa a las abandonadas minas de la montaña esperando que, durante el crudo invierno, todos sucumbieran. Pero, gracias a las innumerables grutas y galerías el nuevo ducado consiguieron sobrevivir, encontrando además nuevas y fructíferas vetas de metales y hasta de piedras mágicas.


Con el paso del tiempo las nuevas generaciones de ambos dominios habían establecido unas fructíferas relaciones comerciales, aunque no exentas de traiciones y continuas conspiraciones. De hecho, el nombre de Bosque de las Sombras viene porque en él habitamos todos los repudiados, tanto del llano reino como del escarpado ducado. Cuenta con una aldea, en el único claro del mismo, siendo su posada el punto de reunión tanto de avarientos comerciantes, como de siniestros contrabandistas, que viene a ser lo mismo.


La regencia de tan significado lugar está en manos de Halley, una ya vieja hada cuya magia blanca en el reino fue sustituida por las oscuras pócimas y sortilegios de Mist, una joven bruja que también supo hechizar al rey Damas. Crok es el otro cincuenta por ciento de la posada, soy yo, y me escapé del Ducado de la Montaña antes de ser despeñado por falso vidente. La verdad es que tengo presagios y visiones muy nítidas, pero luego la mayoría de ellas ni por asomo llegan a cumplirse o evitarse. Halley y yo formamos una buena pareja (comercial) y de borracheras a escondidas; pero, como buenos cómplices, compartidas.


A mi compañera y a mí no nos consume el rencor, ni el odio hacia nuestros respectivos detractores, pero en la posada tanto a los que suben como los que bajan les cobramos algo más que a los demás. Así todo, el recuerdo del escarnio y la humillación, nos lleva con cierta frecuencia a dar buena cuenta de nuestros mejores barriles; suerte que Halley todavía se acuerda de la fórmula del filtro antirresaca y a la mañana siguiente nadie se percata de nuestras particulares bacanales. 


Una faceta que nadie conoce de estos posaderos tan alegres es que, las noches que no nos emborrachamos, Halley y yo mantenemos el equilibrio de poder entre El Valle y La Montaña. Aunque mi poder premonitorio hace menos dianas que un arquero ebrio a mi sexto sentido no se le escapa presencia alguna de peligro. Así que nos dedicamos a recorrer el laberinto de galerías de la montaña expoliando cualquier piedra mágica, o preciosa para otros, gracias al Toque de Presencia del hada que me acompaña. De esta forma, ni El ducado de la Montaña ni El Reino del Valle, aumentarán peligrosamente su potencial mágico.


También, preferiblemente las noches de luna nueva, solemos hacer alguna escapada al Reino del Valle para comprobar que sus existencias de piedras mágicas no desequilibraría la balanza, ni para atacar por sorpresa o ser ellos invadidos. De paso, Halley aprovecha para echar unas gotas de laxante en todas y cada uno de los brebajes de la reina Mist, más que por venganza, para que las tripas de aquellos que tomen sus pócimas no padezcan de pesadez de estómago. No tenemos miedo de ser descubiertos porque mi hada conoce hasta el último pasadizo y recoveco del castillo, lo mismo que yo todas y cada una de las grutas y las galerías de las minas; al margen de que mi instinto detecta cualquier presencia animal o humana próxima, como si viera sus espectros a través de paredes y muros.


La cuestión es que tanto Halley como yo nos estamos haciendo mayores para esas correrías y con todo lo que hemos arramblado y guardado a buen recaudo, gracias a los trueques con los comerciantes de tierras lejanas, cualquier noche desaparecemos para no volver y olvidarnos de todo esto para siempre. No obstante, ya estamos adiestrando a una camarera (medio bruja y hechicera) y al mancebo del herrero (que también es algo alquimista) como nuestros sucesores para que sigan en paz este Reino del Valle y su Ducado de la Montaña.


En la vida hay que posicionarse, pero en vez de irse a un extremo u otro de la balanza lo mejor es, como su fiel, quedarse en medio y sisar de los dos platillos. 



64 comentarios:

  1. Hola JM.
    ¡Menuda pareja más simpática! A pesar de su moral un tanto relajada (lo digo por los robos, que las borracheras no las considero como tal), entiendes la labor social que se han auto-adjudicado. Ya que sin ellos, la balanza perdería su equilibrio hacia uno u otro lado y la paz lograda con tanto esfuerzo, se perdería.
    ¡Divertido relato para el reto! Y la moraleja me encantó: ¡¡Sisar de los dos lados!! Muy bueno.
    Un abrazo JM.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marlen, gracias. Me alegro de que te hayan gustado estos pícaros a medio camino entre los dos bandos. Hay que saber posicionarse y sacar beneficio hasta en las situaciones más adversas con buen vino y mejor humor.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  2. ¡Ay! A estos dos deberían darle el nobel de la paz por evitar el enfrentamiento entre los dos ducados y las armas nucleares, digo piedras mágicas y de poder.
    Es verdad que en el centro suele estar el equilibrio, pero en determinadas cuestiones hay que posicionarse en un lado o en el otro.
    Como siempre, JM, tus historias son originales, fantasía e imaginación, sí señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tara, yo más bien los nombraría señores de la picaresca. Y siempre o casi nos debemos posicionar, pero no como blanco o negro, en la escala de grises está el equilibrio aunque seamos más blaquitos o más negros. Lo de posiciones extremas no lleva a ninguna parte para nadie y en vez de levantar todavía más las murallas mejor gastar toda esa piedra para mantener un sólido puente por muy distante que estemos. Una cosa es ser rivales o competidores como por aquí, en el reto, y otra muy distinta, enemigos; que es lo que nos quieren inculcar en otros ámbitos.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  3. Magnífico relato. Y magnífica también esta O Fortuna- Carmina Burana con la que lo acompañas.
    Posicionarnos en algún extremo siempre nos obliga a dividir el mundo entre buenos y malos, blancos o negros, ricos o pobres, libres o esclavos. Como dices en tu moraleja, siempre es más inteligente mantenerse entre dos aguas, intentando sacar partido de los bandos que se enfrentan. Aunque, a veces, se convierte en la posición más arriesgada, porque cualquiera de los dos bandos puede acusarnos de no mojarnos lo suficiente y ya sabemos que hay demasiada gente que incurre en la distorsión cognitiva de: "Si no estás conmigo, es que estás contra mí".
    Mucha suerte en el concurso, JM.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Estrella, gracias. Me alegro de que te haya gustado el relato y captado el mensaje del mismo. En la sociedad nos quieren hacer binarios y teniendo inteligencia es un insulto, yo puedo ser de tal o cual partido político, pero no por ello los demás adversarios son mis enemigos ni yo de ellos. Abriendo las posturas siempre hay un punto de equilibrio, la negociación es en todas las ocasiones mejor que las posturas encontradas; que, únicamente, los más necios defienden a ultranza.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  4. ¡Hola! Al limite del tiempo permitido. ¡Cómo te gusta rozar los límites! Un relato genial, con una paraje muy particular y con cierta ironía en las explicaciones de sus actos. Me gusta ese papel que toman de equilibradores entre el bien y el mal. bajo su partiular mirada. Un relato genial. Suerte en el concurso.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De anónimo nada, este ordenador a veces tiene vida propia.
      Buen domingo

      Eliminar
    2. Hola, JL, gracias. Sí que esta vez anduve con las horas contadas literal y literariamente. Así que tuve que echar mano de la ironía con personajes de la casa que ni son buenos ni malos (más bien unos pillos), pero mantienen un equilibrio entre las dos potencias del cuento.
      Sí, yo también tuve un mes que me volvió loco el navegador con lo del logueo y resultó que era un filtro de esos anti seguimiento, que me protegía 🤣, lo desactive y ahora ya no me vuelve loco.🤣
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  5. Original cuento que pone de relevancia el gris denostado en un mundo de blanco y negro!Mucha suerte! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento el anónimo sin darme cuenta. Un saludo

      Eliminar
    2. Hola, Lulita, gracias. No hay problema, a mí me ha pasado y un mes estuve que no daba con la causa hasta que encontré el filtro anti seguimiento que no me dejaba en paz.
      Sí, nadie es negro o blanco del todo, para cualquier cosa hay un tono de gris adecuado y es el que debemos buscar, después fijo que ya podremos disfrutar de toda la gama cromática de colores.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  6. Hola JM: Me ha gustado mucho tu historia una mezcla con Robin Hood y la búsqueda del equilibrio que no es nada fácil suerte y a seguir escribiendo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ainhoa. Mantener el equilibrio entre las potencias beligerantes y sacar beneficio propio con ello es como lo de robar a un ladrón...
      Gracias e igualmente, suerte.

      Eliminar
  7. Saludos estimado amigo, la historia tiene un ingrediente interesante y es que esta escrita en primera persona, lo cual es una tecnica que le da un toque hermoso al relato. Y vaya que tenemos dos personajes sin igual aqui, con todas sus picardias y aciertos. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jose, gracias. Me gusta tomar parte de las historias y como son a mi medida no tengo los riesgos de la vida real. En esta, además, hasta las borracheras me las paso sin resaca, así que de lujo.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  8. Has creado un personaje muy atractivo. Él y todo su contexto. Me gusta cómo va narrando los hechos, muy flemático. Qué singular esta historia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Volarela, gracias. Me alegro de que te guste, el tono de comedia picaresca lleva también su trasfondo y me pareció lo más apropiado para el reto.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  9. Muchas gracias, JM, por participar con este cuento en el homenaje a Basile y el Pentamerón. ¡Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, M.A, a ti por orquestarlo y eso que al principio me quedé algo fuera de lugar, pero al final conseguí entrar en el tema y creo que ni tan mal aun siendo el último de la lista. 🤣
      Saludos

      Eliminar
  10. Hola, JM. Un relato muy original, ameno y con una moraleja que saca la sonrisa. Muy buena historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marta, gracias. Lo de sacar la sonrisa es el mejor halago y más si la historia es de época y comedia picaresca.😂
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  11. Muy buen relato, muy bien contado y con su punto de humor. Oye yo quiero la receta de ese filtro anti resaca. No es que lo vaya a necesitar muy a menudo, pero alguna noche... Ya veo que el equilibro inestable entre ambos mundos no va a terminar pues ya se están preparando repuestos.
    Un beso y mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa, gracias. Me alegro de que te haya gustado. Y en cuanto a lo del filtro anti resaca no ha habido manera que Halley me pase la receta, secretos de hada; que en la vida real también, en alguna ocasión, me habría venido al pelo 😂🤣
      El equilibrio es lo que mantiene todo en su sitio y en vez de fortificar las posiciones mejor sería reforzar los apoyos que sustentan todo el conjunto; la inteligencia se nos supone.
      Saludos y gracias.

      Eliminar
  12. Hola, JM. Interesante esta posada tuya y mucho más sus dos dueños, pareja extraordinaria que por amor al prójimo mantiene la paz entre reino y ducado. Espero que la próxima generación trabaje igual de bien.
    Un trabajo fenomenal que ha llegado in extremis. Felicidades.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bruno. Invitado estás para ir a la posada, y sin cobrarte de más, por ser de La Casa del Tintero. La lana cardada deja peladas a las ovejas (como diría Perogrullo) y las iguala. De tan sabia reflexión hemos sacado buen partido. 🤣
      Me alegro de que te haya gustado y más siendo el último de la lista, Yo no os leo hasta después de publicar para no acomplejarme, así que aunque sea con las horas contadas no falto al reto.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  13. Muy original tu cuento con esta pareja a punto de jubilarse que mantienen la paz entre el ducado y el reino usando métodos poco ortodoxos pero muy efectivos. Muchas gracias, suerte y Saludos, MJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Myriam, gracias. Me alegro de que te haya entretenido la historia. Estos pícaros son medio parásitos porque roban y medio simbióticos porque mantienen con sus fechorías un equilibrio de potencias y con ello la paz entre las mismas.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  14. Hola JM, un buen cuento con esta pareja tan interesante que logra mantener la paz entre dos lugares muy distintos y además se divierten. Saludos y suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana, gracias. Hay que mantener el equilibrio y la paz mundial aunque sea a costa de robar a unos y otros para que ninguno se crea más poderoso que el otro. Sí a lo de las borracheras con buen vino, y sin la consiguiente resaca, también me apuntaría yo.😂
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  15. Hola JM, muy interesante el cuento que ha logrado, esa pareja que logra mantener la paz en el reino.
    Ese filtro antirresaca me llamó mucho la atención, qué pena no haberlo tenido en mis años más juveniles.
    Realmente me gustó mucho tu historia, un abrazo.
    PATRICIA F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Patricia, gracias. Me alegro de que te gustara esta historieta de época y algo de picaresca que casi no llega a tiempo. Yo también necesitaría la fórmula de ese filtro que hasta sin pasarme mucho con la bebida la echo en falta.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  16. Hola, JM, pero qué pareja más curiosa la que nos traes a este cuento tan original como divertido. Los dos, pillos, borrachines, pero sabios que aplican su inteligencia en beneficio propio y control del lugar. A mí me han caído la mar de simpáticos y que dejen bien preparados a los sustitutos es una gran idea que si no los poderosos se enzarzan en guerras que siempre paga el que está abajo, o sea el del bosque.
    ¡Felicidades y suerte en el tintero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Pilar, gracias. Sí, son dos pillastres que saben a quienes quitar y de paso mantener la paz en la zona. Las guerras que las hagan entre ellos los interesados, pero que sin meter por medio a los demás que son o somos la inmensa mayoría.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  17. Me agradó esta pareja de antihéroes, un tanto incorrecto y a la vez con ciertos principios, con un deseo de venganza.
    Bien contado. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Demiurgo, gracias. No hace falta ser un héroe para que las acciones sean provechosas tanto para la propia bolsa como para mantener la paz.
      Saludos.

      Eliminar
  18. Jajajaja, me gustó la moraleja y el bello cuento que la precede. Te aplaudo. Un placer leerte. Abrazos y suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nuria, gracias. No me vendría a mi mal aplicarme el cuento, pero sin acabar entre rejas que sería lo más seguro.😂
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  19. Hola, JM! Una pareja muy singular que busca el equilibrio... a su manera. La moraleja es excelente, si todos buscáramos el equilibrio en lugar de ir a los extremos, habría menos conflictos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mirna, gracias. Si el equilibrio mantiene al Universo en su sitio no cabe duda que a nuestro nivel tampoco sería mala idea. Lo de blanco o negro, bueno y malo, amigo o enemigo, es solo para mentes binarias; pues no hay grises de por medio y hasta de todos los colores.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  20. Hola Vanjav! menuda pareja esta, que ha sabido buscar su lugar en el mundo que les ha tocado y nadan entre dos aguas haciendo equilibrios entre ambos bandos, y de paso dándose la vida padre, que no todo van a ser obligaciones. Difícil tarea la de saber donde está el equilibrio, si en la mansedumbre o la contestación, el posicionamiento o la equidistancia, muy complejos somos nosotros y nuestras sociedades. Un relato divertido ameno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jorge, gracias. En muchas cosas si encontramos el equilibrio, pero parece que en otras que a estas alturas de la historia ya tendrían que tenerlo también parece que nos resistimos y eso conlleva que siga habiendo miseria y guerras.
      Me alegro de que te haya divertido.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  21. La moraleja me encanta! Sisar de ambos platillos es lo más acertado, siempre!Ja, ja! Los personajes de Halley y Crock también son entrañables! Me he quedado con ganas de saber más de ellos! Un abrazo y mucha suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marifelita, gracias. Me alegro de que estos dos ladinos te hayan caído bien, robar en propio beneficio y equilibrar el poder es matar dos pájaros de un tiro. Ahora seguro que están disfrutando de una vidorra en algún otro lejano reino sabedores de que han dejado en buenas manos la posada y sus nocturnos trapicheos.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  22. Llego tarde a comentar, cuando ya está dicho casi todo. O casi. Porque esa pareja que sisa a dos platillos me ha parecido por demás previsora: se han buscado a dos incautos a los que legar sus puestos de trabajo, conscientes de que en el reino de la fantasía también hace falta quien siga cotizando para pagar las pensiones de los que se jubilan.
    Pero no imagino esta terminando con un mero "y fueron felices, y jugaron a la petanca", pues quién sabe si el futuro les depara una cuadrilla de nietecillos con la piel verde y las las orejas picudas o tal vez una buena quincena en Magidorm por el Fantimserso...

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Previsores, equilibrados, maestros de sucesores para que no se pierda lo ganado en el sentido del equilibrio de relaciones, alegres, en fin, simpatiquísimos y hasta sabios bandidos. ¡Cómo me gustaría tomarme unas cervezas en esa posada! Encantadora historia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juana, gracias. Seguro que con tus credenciales de El Tintero serias bien recibida y hasta invitada a las rondas que tomaras. Y no te preocupes por la resaca que ya sabes que allí tienen cura para eso también.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  24. Y es que como dice otro dicho: "En el medio está la virtud" y si además de equilibrar la balanza de los poderes fácticos puedes sacar tajada de tal virtud, pues miel sobre hojuelas.
    Ya me gustaría poseer ciertos poderes para realizar tales hazañas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Francisco. Que quieres que te diga, aunque son mis personajes guardan a buen recaudo tanto lo expoliado como las pócimas así que no me llevaré parte alguna del botín y ni siquiera tendré acceso al brebaje anti resaca. Así que, igual que tú, me quedaré con las ganas.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  25. Estos dos lo tienen todo pensado jijiji hasta sus sucesores.
    Gracioso cuento y con una moraleja diferente
    Bien contado con su toque de humor
    Un abrazo J.M
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Puri. Estos dos, de sobra, son más listos que el autor. 😂
      Me alegro de que te haya hecho gracia la historieta.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  26. Bueno, bueno, apurando hasta el límite... Yo he cambiado de táctica, que después no me da tiempo a leer y comentar y me entra el agobio. Aunque en esta ocasión tardé algo más porque corregí hasta la saciedad.
    Como siempre, nos has regalado un relato imaginativo, dinámico y repleto de humor, muy en tu línea. Menudos personajes molones que nos has presentado. En cuanto a la moraleja, eso de quedarse entre Pinto y Valdemoro, más allá de toque humorístico, no sé yo si es muy factible o bueno de practicar. Sería algo así como nadar y guardar la ropa. Y casi siempre hay que posicionarse en uno de los dos lados. El equilibrio sí es algo deseable, ¿factible?, igual no tanto. En tu reino imaginario, sí que es necesario para que no terminen en un baño de sangre.
    Un saludo, JM.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, MJ. gracias. Apurando hasta para responder vuestros buenos comentarios. No se me escapó el tren por poco y seguro que si lo vuelvo a leer encuentro más de un gazapo en la narración.
      Me alegro de que te haya divertido, es esa época la picaresca debía ser el sustento de muchos a falta de otro tipo de oportunidades. Yo creo que el equilibrio existe hasta cuando te posicionas sí quieres que así sea. Por ejemplo, los que no son de mi opinión son adversarios, pero no enemigos y, por lo tanto, en otras cuestiones podemos coincidir. Si me cierro en banda soy yo el que no quiere bajarse del burro y esa postura es la que provoca tensión. Se puede ser una isla, pero nunca está de más tener un puente hasta la costa. Y muchas veces los roces entre posturas dispares es por no guardar las distancias (falta de respeto). Pues eso que si el Universo con todo lo extenso que es y la cantidad de astros que alberga es capaz de mantener un equilibrio, nosotros que somos una mínima expresión y supuestamente con algo de inteligencia, también podemos llegar a tenerlo y sin la obligación de estar adoctrinados o pensar igual.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  27. Hola Vanjav, estupendos personajes los tuyos, que, a pesar de las borracheras y las trampas hacen una labor tan importante como es mantener la paz y el equilibrio entre los dos reinos.Un relato original, con un buen punto de ironía que me hace sonreír leyéndolo. Estupendo! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lola, gracias. Has resumido lo que yo pretendía con esta historia así que me alegro de que te haya divertido.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  28. ¡Hola Vanjav! Una pareja muy dispar y entretenida la de tu cuento. Aunque sean tan diferentes has logrado que entre ambos logren un equilibrio perfecto, manteniendo la paz en el reino, a pesar de las borracheras y lo taimado de alguno de sus gestos. Me ha gustado mucho tu historia, en la que humanos y seres mágicos parecen convivir en un mundo decadente, con dos reinos enfrentados. Un saludo y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rocío, gracias. Pues sí, parece que ese sitio para que haya equilibrio hace falta algo de magia aunque sea de mano larga. Me alegro de que te haya divertido la historia.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  29. Hola JM, qué pareja Halley la vieja hada y Crok, narrador protagonista más intuitivo ladronzuelo que vidente. No falta de nada en su negocio de la posada: bacanales, negocios, pócimas. Se las maneja para tener a todo el mundo contento y mira que entre duques y reyes, entre montañas y valles, entre castillos y fortalezas hay juegos de tronos. Mantener ese equilibrio es un arte. La sucesión tiene trabajo por delante. La mina verdadera está en la posada. Nunca faltaran repudiados, contrabandistas ni saqueadores, negocios turbios para saciar su sed. Un buen trabajo. Me gustó mucho el cuento. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Eme, gracias. Con tu comentario, que parece un reclamo publicitario de lo más cuidado, me temo que vamos a tener turismo y visitantes a diario así que en la posada va a ser temporada alta cualquier estación del año. Me alegro de que te haya gustado la historia,
      Saludos y suerte.

      Eliminar
  30. Duro es el trabajo en la sombra. Menos mal que se agarran buenas curdas para soportarlo.
    Interesante el enfoque del equilibrio entre reinos para que no haya guerras. Mucha suerte en el concurso, JM.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Definitivamente, el deber ser es buscar el equilibrio en todo, pero lamentablemente son extremos, o eres bueno, o eres malo...la lucha eterna entre la dualidad existencial y el poder es lo que ha traído tantas guerras al mundo. Abrazos virtuales desde Venezuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Raquel. Aquellos que buscan la dualidad es porque tienen miedo a perder el poder que conlleva el equilibrio. Mis adversarios no son mis enemigos y hasta el agua, necesaria para la vida, si se bebe en demasía resulta nociva.
      Saludos y suerte

      Eliminar
  32. Hola, JM!! Qué despliegue de imaginación. Me han encantado los dos personajes principales: Halley y Crok. Son dos repudiados que se han convertido en pícaros, pero a la vez se preocupan por mantener la paz entre el Reino y el Ducado. Una dualidad que desde luego les sitúa en medio del bien y del mal. Pero al final de tu relato Crok nos confiesa que se quieren retirar y asombrosamente se preocupan de dejar a dos sucesores para que siga habiendo paz. Por eso creo que la balanza no está tan equilibrada como Crok piensa y pesa más el bien que el mal en sus corazones. Tu historia me ha gustado mucho y me ha hecho reflexionar, algo que me encanta 😉 Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  33. Hola, Cristina, gracias. Me alegro de que te haya gustado la historia. El mensaje en tono de comedia pícara creo que es positivo y cada uno en nuestra medida (no hace falta que delincamos) podemos buscar un equilibrio que mantenga nuestro entorno en paz.
    Que te haya divertido me parece perfecto, pero si encima te hace reflexionar es doble cumplido a mi relato.
    Saludos y suerte.

    ResponderEliminar