Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

lunes, 21 de septiembre de 2015

Cine: "Vive y deja morir" o mi primer Bond

A un par de meses vista del estreno de la última película de la serie de James Bond titulada SPECTRE quise rememorar mi primer 007 en el cine. Han pasado más de cuarenta años y fue en época estival, en aquellos tiempos del siglo pasado existían los cines de reestreno, vi la primera participación de Roger Moore como James Bond.


Las dos horas de proyección fueron dos horas fueron un espectaculo nunca visto por mí en el cine, las otras películas de acción que yo había visto estaban, al menos uno o dos peldaños, por debajo. El protagonista era un viejo conocido de mi infancia cuando hacía de El Santo y más recientemente pareja de Tony Curtis en Los Persuasores.

Yo he visto películas desde que tengo memoria y mis ingentes horas de cine me conceden, al menos, el beneficio de la duda sobre la calidad de lo que visiono. Por eso mismo, me ratifico al decir que Vive y deja morir, fue un referente como cine de acción para mi. El tono de comedia que aportaba el Sheriff Pepper, era como su apellido, un toque de pimienta en una interminable persecución de lanchas.
Los diálogos ácidos y el humor negro, desde la primera secuencia, fueron otra constante que mantenía el ritmo de la proyección. A la presencia del Santo como 007 se unía otra conocida cara de los años 60, el capitán Lee de Viaje al fondo del mar, haciendo de Felix Leiter agente de la CIA. Fue una proyección llena de gratas sorpresas y me sirvió, como un excelente reclamo, para tratar de ver el resto la serie de James Bond.

Los sugerentes títulos de crédito del comienzo, con el tema de Paul McCartney, ya iban avisando de lo que iba a suceder. Al final, volvío a sonar el tema principal y ya casi, al encenderse las luces de la sala, en la pantalla aparece el aviso de la siguiente entrega El hombre de la pistola de oro. Siendo ese es mi último recuerdo de tan especial sesión de cine. 
Lógicamente, he hecho los deberes y he vuelto a ver la película, después de los cuarenta y pico años que han transcurrido se notan muchas cosas; Pero, la esencia de lo que fue, sigue presente y puedo decir que me entretuvo de principio a fin. 



martes, 15 de septiembre de 2015

Cine: La maldición de Rookford (The Awakening) una perlita de fantasmas

Las historias de fantasmas están bastante trilladas en el cine y, que aporten algo nuevo, resulta una labor bastante complicada. Los ingredientes ahí están: 
  • Contar con un guión suficientemente sólido que incluya varios giros para mantener el interés hasta el final.
  • Encuadrar la historia en una época y lugar donde la fotografía de exteriores y la ambientación de los decorados nos mantenga inmersos.
  • Una música envolvente y un ritmo lento o rápido, según el momento, sin llegar a decaer ni a hacer perder el hilo de la trama. (Esto vale para cualquier pelí :) 
  • Utilizar personajes con trasfondo, normalmente atormentados, que resulten creíbles a través de unos actores, convincentes en sus papeles, sin caer en los clásicos clichés.
  • No abusar de los efectos especiales y permitir que sean estos el centro de atención de la trama.
Básicamente, en mi opinión, esto es lo que debe ofrecer una película de suspense con toques sobrenaturales para que resulte atractiva. Al final, no se pueden evitar las comparaciones, pero si están se hacen a partir de los títulos de crédito quiere decir que ha conseguido su propósito.

Con La maldición de Rookford es precisamente lo que me ha pasado a mí. En su momento, se estrenó en 2012, quedó de lado al ser sólo una más. Ahora, recién visionada, ha supuesto un grato reencuentro con este género o subgénero cinematográfico. Cumple perfectamente con los cinco puntos mencionados al principio. Contar aquí la trama o desvelar algo del envoltorio, en este caso, iría en contra de esta sólida y coherente producción.

Lo que sí puedo comentar, como punto final, es que tanto la duración como su tempo están perfectamente sintonizados y no hay que echar miradas el reloj durante su metraje; por supuesto, para mi gusto y en mi opinión :)

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Cine: Los 7 magníficos una película inolvidable y una música inconfundible

Los siete magníficos es un Western cuasi perfecto hecho cuando el cine, aparte de negocio, era el séptimo arte por algo. Han pasado 55 años o casi desde su estreno sin perder ni un ápice de su fuerza y, por ello, es un clásico inolvidable.

Desde su comienzo, cuando empieza a sonar su inconfundible marcha, ya se presienten las dos horas de espectáculo cinematográfico que nos esperan. La música y la acción se amalgaman en una perfecta mezcla durante toda la proyección, sin darnos un respiro ni para mirar la hora.

Hoy, donde la técnica ha avanzado hasta la perfección, sólo tenemos productos mediocres. Por eso, al visionar, una película de verdad, sentimos las emociones que tanto efecto especial nos niega. Así, en los 7 magníficos, vemos a gente actuar convincentemente, moverse con naturalidad, mirar diciendo las cosas que están en el guión pero no en los diálogos. En definitiva, vemos una película.

Volviendo a la banda sonora, dentro del género del Oeste hay autenticas maravillas, y la marcha de los 7 magníficos es una de ellas. Voy a ir un poco más allá y decir que de todas músicas de los Westerns, esta es la más carismática y representativa; ya desde los primeros acordes buscamos el caballo y los cambios de ritmo de la música son el 3D sonoro perfecto para la cabalgada. De hecho, las producciones posteriores o secuelas de los 7 magníficos, lo único bueno que han aportado es que siguen usando la misma música.