Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

jueves, 31 de diciembre de 2015

Reflexión de fin de año

Después de lo visto en estos cuatro años de gobierno con Rajoy al frente del PP, muchos pensábamos que su debacle sería cuasi-parecida a la de Zapatero después de su segunda triunfal legislatura (bis de ironía).


Y lo cierto, los resultados cantan, no fue tan dura la caída, más bien un fuerte trompicón pero no definitivo. Es curioso, cuando menos, que un partido político con más tramas de corrupción que una organización mafiosa siga contando con bastante apoyo popular; suficiente, incluso, para ganar por los pelos unas elecciones muy comprometidas.

Hay varias causas y las tradiciones y los miedos pueden arrastrar más votos que las siglas en si:
  • La derecha suena a lo correcto cuando la cosa está mal.
  • No leerse, para nada, los programas electorales, y fiarse más del aspecto y si nos gusta lo que dicen.
  • Todavía no somos un estado laico y la Iglesia Católica sigue poniendo sus buenos feligreses por muy obreros que sean.
  • Los toros y tradiciones similares, de maltrato animal, también dejan sus votos en las urnas.
  • Lo del aborto es un tema comprometido y mucha gente prefiere decir directamente no que plantearse el tema en la profundidad que merece.
  • Que la banca es el sustento de un país, también lo tenemos asumido y darles dinero para sufragar su avaricia con la burbuja inmobiliaria es de buen ciudadano, en nuestro caso subditos.
  • El apropiarse de los símbolos como si sólo siendo del PP respetaras la bandera y fueras Español.
  • Eregirse el centro ideológico y todos aquellos partidos que no comulguen con ellos son extremistas radicales para que la gente lo relacione con los radicales extremistas que siembran el terror, es decir terroristas.
El último punto me parece, en sí, un acto de terrorismo político para infundir, intencionadamente, miedo a que pueda haber un cambio; que por una vez, pueda beneficiar a quienes votamos no a quienes respaldan los que ganan las elecciones.

Por cierto, para lo del segundo punto hay una encuesta de afinidad política que puede poner en entredicho lo que pensamos realmente y a quienes votamos. Yo he hecho un muestreo y los resultados han sido bastante curiosos:
Encuesta de afinidad política 
{En el 50% había bastante ambigüedad y en el otro 50% la cosa si quedaba bien definida}

Feliz 2016 que, en este que justo finaliza, ya no nos pueden (por cuestión de tiempo) amargarnos más.

domingo, 27 de diciembre de 2015

Cine: La muerte tenia un precio o por un puñado de dolares más 50 años después

Hay películas que con cincuenta años a la espalda siguen siguen siendo agradables de ver y no han perdido, a pesar de largo tiempo transcurrido, la frescura que les caracterizó. Esa es la esencia que define un clásico del séptimo arte.

La muerte tenia un precio, en mi opinión, pertenece al selecto club de clásicos del cine. Lógicamente la he visualizado varias veces, siempre me pareció muy entretenida y hecha con gusto, no como la mayoría de sus secuelas del espagueti que la sucedieron. En mi última cita con esta película use un Blu-ray, la calidad de imagen y sonido en versión original no desmerecieron para nada, y las dos horas de su visionado fueron  muy gratificantes.

La integración de la banda sonora es una simbiosis perfecta con los escenarios y los personajes, al igual que un guante y tira de las riendas de la película desde el primer plano hasta el apoteósico duelo final.


En definitiva, si el cine es entretenimiento audiovisual, La muerte tenía un precio es un espectáculo que se deja ver regularmente, sobre todo para desintoxicarnos de tanto pseudo cine que inunda las carteleras con el único motivo de recaudar. Medicina de la buena, música y plomo :)





sábado, 26 de diciembre de 2015

Cine: Star Wars VII guiño o remake

Desde que se dio a conocer el proyecto de continuar la saga de Star Wars, se creó una creciente expectación que culminó con su estreno el 18 de diciembre. Tanta marea de fans hambrientos ha desembocado en un delta de encontradas posiciones, al igual que en la película, tenemos los de la orilla de la fuerza y los de la orilla oscura.

Muchos de los seguidores de la serie, por edad, no tuvieron ocasión de ver el espectáculo que supuso  en 1977 ver La Guerra de las Galaxias en el cine; literalmente supuso un antes y un después en varios géneros cinematográficos, a parte, de la magia que supuso su visionado en pantalla grande desde los primeros compases de su conocida melodía.


Después de dos párrafos de palabrería barata voy ya al tema del post. Empezaré diciendo que después de ver El despertar de la Fuerza, tuve necesidad de contrastar mis sensaciones visionando la original; es decir, hice los deberes antes de lanzarme al abismo de comentarios tanto a favor como en contra. Ya ha transcurrido más de una semana de su estreno así que, a partir de ahora, desvelaré contenido de la trama en mi argumentación  (Spoilers ON)

Con lo dicho, para mi el episodio VII, es más un guiño a la saga original (ep. IV), que el vulgar remake que se anda comentando en muchos sitios. Hay una historia muy paralela entre los protagonistas de ambas, Luke y Rey, de ahí que se sigan los mismos pasos de sus andanzas. Esto puede ser algo recurrente para copiar las secuencias con el paso de los 30 años que se comenta en el film.
Bueno, en tiempo real, para los espectadores originales como yo mismo, han sido 38 años y a mi la película me parece un guiño con mas nostalgia que oportunismo, de hecho hay elementos nuevos como un guardia renegado y piloto con más vidas que un gato que, seguramente, en el VIII aporten algo más que sólo una nueva presencia generacional.


En cuanto a la capacidad de la fuerza de Rey casi instantánea, no es tal. Ella al igual que su padre han estado, desde niños, en un planeta de incógnito pero con algunas diferencias:
  • Luke no tiene recuerdos, llegó de recién nacido y vive una existencia tranquila en una granja con sus tíos, además bien vigilado de cerca por Obi Wan Kenobi, el último Jedi; así que, salvo su pericia de piloto, en la lucha está de lo más verde.
  • Rey fue dejada en el planeta de la chatarra algo mayor, conserva imágenes latentes de su infancia, ahí está sola y ha tenido que salir adelante por si misma, negociando y peleando con el resto de pobladores en un entrenamiento diario para sobrevivir. La prueba es su dominio con el bastón, anticipando, que a las malas ella es mucho más peligrosa de los que su aspecto indica.
  • Los recuerdos tortuosos de la chica son, a la vez, un trauma para ella y un escudo contra quien quiera acceder a su mente, como le pasó a su primo Kylo Ren. Luego, en la pelea con el sable láser, deja bien claro de quien es hija en cuanto su vida está en juego. El guiño, aquí hace referencia al final del episodio III y creo que a todos nos gustó el repaso que le da.
Siguiendo con situaciones paralelas el sacrificio de Han Solo a lo Obi Wan Kenobi se percibe desde la primera mirada con su hijo en su encuentro en el puente. Nos anticipan lo que va a pasar para ir haciéndonos a la idea, es una forma digna de acabar sus andanzas o igual es que pedía mucha pasta para la siguiente entrega ;)

También hay cosas, en este resurgir de la fuerza, que puedo entender se utilicen para congraciarse con las nuevas generaciones de espectadores y fidelizarles; aunque a mí, como veterano, me resbalan o resultan, a veces, exageradas. Me refiero a las numerosas gracietas y, sobre todo, a los ataques de ira de Keylo Ren; en fin, muy inmaduro para ser digno sucesor del gran Darth Vader. Por otro lado su semejanza, cuando deja la melena al viento, con Severus Snape parece más que un guiño, unido a que su señor también recuerda a Lord Voldemort. Igual es un cruce de sagas en el futuro o que a J.J. Abrams le encanta Harry Potter.

Ya para terminar, que me he extendido como una mala hierba, la última entrega de Star Wars no es redonda, tampoco su Estrella de la Muerte lo es, pero si augura un espectáculo mayor y, para los más veteranos, retomar el espíritu que nos dejó la trilogía buena. Enlazo mi post breve justo después del visionado: Star Wars VII en 140 palabras

lunes, 9 de noviembre de 2015

Cine: SPECTRE o la cuadratura de 007

Se acaba de estrenar la última aventura de James Bond, un personaje que lleva a sus espaldas 24 películas oficiales; más alguna que otra "bastarda". En la época actual, el mítico agente secreto con un Daniel Craig, se ha reinventado o actualizado haciendo un 007 controvertido {para algunos} pero efectivo en las taquillas.


Con SPECTRE, que es la cuarta entrega de Craig, parece completarse la trama que comenzó en Casino Royale y dejar todos cabos bien atados. Seguramente haya más películas de James Bond, pero para bien o para mal ya las veremos con otras perspectivas, el reinicio de la serie así lo ha querido para un público del siglo XXI y yo, que he conocido todas las épocas y todos los intérpretes, creo que es acertado el reboot.

Bueno, ya de lleno en la película, para mi la evolución de Craig/Bond culmina con una actuación más verosímil y humana, que el asesino psicópata que conocíamos de sus anteriores entregas, especialmente cuando se ganó el "00" en su debut con Casino Royale. La historia es demasiado simplista y previsible, con algunos bajones de ritmo, escenas mal resueltas y otras que parecen añadidas para alargar el metraje. En cambio, tiene dos factores a su favor, el trasfondo del personaje con su desenlace final y el dar más papel a los asiduos M y Q.

En SPECTRE vemos un 007 diferente y a un Craig interpretándolo, afortunadamente, más suelto, humano y en definitiva creíble. En el conjunto de la producción, haciendo un visionado sin prejuicios ni comparativas, se pueden aguantar las dos horas y pico sin aburrirse con un buen final a la vez que desconcertante. Eso sí, a la salida de la sala, criticar todos los gazapos y fallos de guión, para sacarle más jugo a la proyección; con un gusto de boca agradable y seco, como el dry martiny agitado no mezclado 007-)


viernes, 23 de octubre de 2015

Cine: Regreso al futuro o quitarse 30 años en dos horas

Hay películas de entretenimiento que, con el paso del tiempo y de las modas, acaban siendo caricaturas del recuerdo que teníamos de ellas cuando volvemos a verlas. Una excepción a esta cinematográfica maldición es Regreso al futuro, 30 años después al igual que la trama de la película, sigue vigente y su protagonista Marty McFly sigue apareciendo en la foto.

Una historia sencilla llena de complicaciones es la fórmula empleada para mantenernos atentos a la pantalla las casi dos horas de proyección. Los actores hacen su papel como si se interpretaran a si mismos en clave de comedia pero sin caer en clichés exagerados. El humor está presente en todas las situaciones sin echar mano de los típicos chistes de sal gorda o sobreactuaciones caricaturescas.

El sonido, la banda sonora y todos los efectos acústicos entremezclados con las imágenes sirven para realzar la puesta en escena desde el primer plano de los relojes. Cuando se visiona doblada se pierde parte de su encanto sonoro, al verla en VOSE se nota el 3D del soundtrack en todo momento.

Por otra parte, el toque de CiFi es un respaldo para hacer más creíble esta alocada historia, con una sorpresa como toque final para cerrar el círculo temporal. Como ya he mencionado, yo mismo he retornado a 1985 durante las dos horas de proyección y la vuelta ha sido con una sonrisa, así que para mí, Retorno al futuro se ha convertido es un clásico. 

sábado, 17 de octubre de 2015

Cine: Marte (The Martian) o Matt el marciano

Hay películas que con ver el trailer ya se sabe por donde van los tiros y hasta quien muere, si muere alguien. Con Marte o el marciano no hubo ninguna sorpresa al respecto, cumple con lo que ofrece el vídeo promocional, y así transcurren las dos horas y cuarto de la proyección.
Para mí, lo mejor de la película, fue el enfoque de la historia limitando el dramatismo y, con una narración en primera persona en tono desenfadado que sin llegar a ser ni comedia ni sátira, nos va contando su situación. Los acontecimientos, jugando con las distancias astronómicas entre el protagonista y la tierra, enmarcan el contexto de insignificancia y soledad del protagonista. Se puede hacer un poco larga, para remediarlo el guión aporta salpicaduras circenses del más difícil todavía, y conseguir que la audiencia no se aburra. Otro detalle que mantiene la atención y, a la vez, refleja las condiciones vitales es la monitorización de la presión, oxígeno y temperatura; en cuanto la ocasión lo requiere, no aparece sin venir a cuento.

No voy a hacer spoiler pero si comentar dos detalles, uno malo y otro bueno para mí(por supuesto), de esta odisea marciana. En el comienzo hay una escena, que da lugar a todo lo que ocurre después, mal planteada y no resulta creíble; se podría haber llegado a la misma situación estando bien hecha y siendo coherente.
Lo bueno, al final todo queda cerrado sin cabos sueltos y es un punto a su favor para las dos horas y pico de proyección.

En definitiva, The Martian es un film más futurista que de CiFi, sin muchos detalles científicos para que sea fácil de entender, mostrándonos una visión de los que puede ser en unos años los viajes a Marte. El formato se asemeja mucho a un docudrama con un tono desenfadado y aderezado por canciones disco exigidas en el guión :)
Esta producción casi parece un encargo publicitario de la agencia espacial, eso sí con buen rollo, para promocionar futuras misiones a Marte.

A mí no me aburrió, eso ya merece el aprobado por aguantar las dos horas y cuarto de proyección. En el desarrollo, los aciertos y fallos del guión hacen tablas; mientras que el final, al no dejar puntos sin respuesta, le sube algo la puntuación. Creo que no llega al bien pero si aprueba sobradamente.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Cine: "Vive y deja morir" o mi primer Bond

A un par de meses vista del estreno de la última película de la serie de James Bond titulada SPECTRE quise rememorar mi primer 007 en el cine. Han pasado más de cuarenta años y fue en época estival, en aquellos tiempos del siglo pasado existían los cines de reestreno, vi la primera participación de Roger Moore como James Bond.


Las dos horas de proyección fueron dos horas fueron un espectaculo nunca visto por mí en el cine, las otras películas de acción que yo había visto estaban, al menos uno o dos peldaños, por debajo. El protagonista era un viejo conocido de mi infancia cuando hacía de El Santo y más recientemente pareja de Tony Curtis en Los Persuasores.

Yo he visto películas desde que tengo memoria y mis ingentes horas de cine me conceden, al menos, el beneficio de la duda sobre la calidad de lo que visiono. Por eso mismo, me ratifico al decir que Vive y deja morir, fue un referente como cine de acción para mi. El tono de comedia que aportaba el Sheriff Pepper, era como su apellido, un toque de pimienta en una interminable persecución de lanchas.
Los diálogos ácidos y el humor negro, desde la primera secuencia, fueron otra constante que mantenía el ritmo de la proyección. A la presencia del Santo como 007 se unía otra conocida cara de los años 60, el capitán Lee de Viaje al fondo del mar, haciendo de Felix Leiter agente de la CIA. Fue una proyección llena de gratas sorpresas y me sirvió, como un excelente reclamo, para tratar de ver el resto la serie de James Bond.

Los sugerentes títulos de crédito del comienzo, con el tema de Paul McCartney, ya iban avisando de lo que iba a suceder. Al final, volvío a sonar el tema principal y ya casi, al encenderse las luces de la sala, en la pantalla aparece el aviso de la siguiente entrega El hombre de la pistola de oro. Siendo ese es mi último recuerdo de tan especial sesión de cine. 
Lógicamente, he hecho los deberes y he vuelto a ver la película, después de los cuarenta y pico años que han transcurrido se notan muchas cosas; Pero, la esencia de lo que fue, sigue presente y puedo decir que me entretuvo de principio a fin. 



martes, 15 de septiembre de 2015

Cine: La maldición de Rookford (The Awakening) una perlita de fantasmas

Las historias de fantasmas están bastante trilladas en el cine y, que aporten algo nuevo, resulta una labor bastante complicada. Los ingredientes ahí están: 
  • Contar con un guión suficientemente sólido que incluya varios giros para mantener el interés hasta el final.
  • Encuadrar la historia en una época y lugar donde la fotografía de exteriores y la ambientación de los decorados nos mantenga inmersos.
  • Una música envolvente y un ritmo lento o rápido, según el momento, sin llegar a decaer ni a hacer perder el hilo de la trama. (Esto vale para cualquier pelí :) 
  • Utilizar personajes con trasfondo, normalmente atormentados, que resulten creíbles a través de unos actores, convincentes en sus papeles, sin caer en los clásicos clichés.
  • No abusar de los efectos especiales y permitir que sean estos el centro de atención de la trama.
Básicamente, en mi opinión, esto es lo que debe ofrecer una película de suspense con toques sobrenaturales para que resulte atractiva. Al final, no se pueden evitar las comparaciones, pero si están se hacen a partir de los títulos de crédito quiere decir que ha conseguido su propósito.

Con La maldición de Rookford es precisamente lo que me ha pasado a mí. En su momento, se estrenó en 2012, quedó de lado al ser sólo una más. Ahora, recién visionada, ha supuesto un grato reencuentro con este género o subgénero cinematográfico. Cumple perfectamente con los cinco puntos mencionados al principio. Contar aquí la trama o desvelar algo del envoltorio, en este caso, iría en contra de esta sólida y coherente producción.

Lo que sí puedo comentar, como punto final, es que tanto la duración como su tempo están perfectamente sintonizados y no hay que echar miradas el reloj durante su metraje; por supuesto, para mi gusto y en mi opinión :)

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Cine: Los 7 magníficos una película inolvidable y una música inconfundible

Los siete magníficos es un Western cuasi perfecto hecho cuando el cine, aparte de negocio, era el séptimo arte por algo. Han pasado 55 años o casi desde su estreno sin perder ni un ápice de su fuerza y, por ello, es un clásico inolvidable.

Desde su comienzo, cuando empieza a sonar su inconfundible marcha, ya se presienten las dos horas de espectáculo cinematográfico que nos esperan. La música y la acción se amalgaman en una perfecta mezcla durante toda la proyección, sin darnos un respiro ni para mirar la hora.

Hoy, donde la técnica ha avanzado hasta la perfección, sólo tenemos productos mediocres. Por eso, al visionar, una película de verdad, sentimos las emociones que tanto efecto especial nos niega. Así, en los 7 magníficos, vemos a gente actuar convincentemente, moverse con naturalidad, mirar diciendo las cosas que están en el guión pero no en los diálogos. En definitiva, vemos una película.

Volviendo a la banda sonora, dentro del género del Oeste hay autenticas maravillas, y la marcha de los 7 magníficos es una de ellas. Voy a ir un poco más allá y decir que de todas músicas de los Westerns, esta es la más carismática y representativa; ya desde los primeros acordes buscamos el caballo y los cambios de ritmo de la música son el 3D sonoro perfecto para la cabalgada. De hecho, las producciones posteriores o secuelas de los 7 magníficos, lo único bueno que han aportado es que siguen usando la misma música.

sábado, 22 de agosto de 2015

Cine: "Misión: Imposible - Nación secreta" o a la 5ª me doy por vencido

Las franquicias cinematográficas tienen sus adeptos y sus incondicionales. Con "Mission: Impossible" yo estoy más cerca de los segundos que de los primeros, tal vez por haber conocido la serie de tv original y acabaré viendo todas las entregas aunque sólo sea para criticarlas.

En esta quinta entrega, Misión: Imposible - Nación secreta se nota una madurez mayor en cuanto a defectos que a virtudes. Si no controlamos nuestros tics, nuestros gestos o guiños acabaremos siendo caricaturas de nosotros mismos con el paso del tiempo. Nación secreta juega con elementos imposibles para querer superar a sus predecesoras y lo consigue siendo menos creíble todavía. Los diálogos chistosos acompañados de los gestos correspondientes llegan a rozar la paródia.

Bueno, todo no van a ser defectos y vicios adquiridos de misiones anteriores, las escenas de acción, persecuciones, giros argumentales y desenlace mantienen el interés durante la proyección. El que el producto no esté a la altura de los deseado no quiere decir que no acabe siendo entretenido.
 Posiblemente, aquello que yo critico, sea el reclamo para el público a quien va dirigido; que, solamente, quiere ver proezas imposibles aderezadas con diálogos graciosos sin más. 
Lo mejor es que cada uno acepte la misión y vaya al cine, eso sí, sin predisposición alguna y la consiga acabar bien :) 









lunes, 6 de abril de 2015

Mí breve visión acerca de los Mundos y Universos paralelos

La existencia de Mundos paralelos al nuestro en el Universo, de una forma u otra está presente en nuestro pensamiento, sueños, libros y películas. Demostrar su existencia es, de momento, utópico; la fe, en este caso, no mueve montañas pero si recrea nuestra imaginación sin limites.


Mi granito de arena al tema, más bien átomo, tiene su origen el IRC. Esta red de canales de chat se basa en una estructura de servidores o nodos. Cuando todos estábamos conectados al mismo, la comunicación era transparente y sin retrasos (el famoso delay); En cambio, cuando había diversidad de opiniones en cuanto al servidor, empezaba la fiesta...

...Sí, el delay o retraso entre unos y otros servidores provocaba situaciones curiosas:
  • Podias ver a gente que ya no estaba y viceversa.
  • Cuando hablabas las respuestas parecían que atravesaban el sistema solar por lo que tardaban.
  • Si el nodo perdía alguna conexíon se creaban dos o más mini charlas, en el mismo canal, independientes y al mismo tiempo. Si estabas conectado con varios nicks, cada uno en un servidor, eras testigo de ello.
  • Y, al volver la luz, sinconízandose todo otra vez, incluso podías ver tu clon durante un tiempo.
Bueno, ahora en el mundo real(en uno de ellos al menos), si creemos en la existencia de realidades paralelas alternativas, podemos buscar una explicación simple que no nos provoque un cortocircuito mental, al menos a los que no somos genios en esta realidad :)

Para empezar, simplifiquemos el tablero de juego con diez participantes, así nos evitamos un millón o más de ceros y potencias enésimas; que sólo nos llenarían de números innecesarios la cabeza, al igual que el pajar escondiendo la aguja.

Hay un canal A donde interactuan los diez jugadores y todo es normal. En un determinado momento, parte de ellos, digamos la mitad, eliminan a uno (muy normal en los juegos de rol). Los otros cinco no han captado este suceso y siguen su dinámica, incluso, con el participante ya desaparecido.

Aquí se ha creado una situación incoherente que el servidor central (Universo Maestro) resuelve utilizando copias de seguridad:
  • Del canal A justo antes de la desincronización, así cuando el jugador desaparezca todos lo verán y actuaran acordes. O bien, por esa sincronía, el suceso ya no ocurra, futuro alternativo.
  • Habrá otro canal, ahora B, que será desde el punto de vista de los cinco participantes que ajenos al homicidio o accidente (no voy a cargar las tintas).
De esta manera, cada vez que hay una divergencia, se utiliza un respaldo del momento justo antes. Y se lanza, además, una versión de cada una de las realidades desincronizadas con la madre.

Ahora, si establecemos que cada ser vivo, es un jugador de su Universo ya podemos empezar a llenarnos la cabeza de ceros y potencias para ver cuantos mundos paralelos puede haber ;)


miércoles, 4 de marzo de 2015

Cine: "La isla Mínima" con un máximo de buen hacer

No hace falta de una super producción, ni de un despliegue espectacular de efectos especiales y, ni tan siquiera de un elenco de alto caché para hacer una película más que digna y con buen hacer.


La isla Mínima es un máximo ejemplo del párrafo de introducción. Una trama policial ambientada hace 35 años en un pueblo ribereño de peonadas, donde lo único que sobra es la miseria y las ganas de poder salir de allí. La ambientación de la época, desde el primer plano hasta el último, consigue trasladarnos a ese sombrío período de nuestra transición política, sobre todo para quienes lo hemos conocido. Esta trama de comienzos de los ochenta, queda de manifiesto tanto en la evolución de los acontecimientos como en la relación de los dos protagonistas de la historia, ambos policías y representantes del antes y del después de la transición.

Si la ambientación es totalmente convincente, la puesta en escena de de todos los personajes, se mimetiza con ella sin excesos ni vaguedades; haciendo un conjunto coherente y convincente. Las interpretaciones son correctas, naturales y tranquilas; aumentando así la solidez de la historia, que por otra parte, es sencilla y bastante lineal.

La trama, como acabo de descubrir, no es complicada ni retorcida pero algo simple bien contado es en si la esencia del cine. Los tópicos están presentes y minimizados, resultando los propios de la época, no desentonando ni diluyendo la creciente tensión, a medida que va avanzando la proyección. 
Una historia sencilla tiene el problema de ser previsible, al no haber giros muy inesperados. En esta ocasión, llevamos mas o menos el mismo paso que las pesquisas de los dos protagonistas; es decir, que atamos cabos un poco antes, al tener toda la información, pero no sabemos el desenlace hasta que llega el final.

En definitiva, una película de cine negro española muy digna y recomendable, que no desmerece e incluso supera a muchas grandes producciones de Hollywood. Una grata sorpresa después de haber visionado varias españoladas, en esta línea de intriga policial, que prefiero ni recordar el título. Subjetivamente, lógicamente para mi, tiene un par de errores o fallos que como el título son mínimos y no desmerecen el resultado final.

PD: Acabo de ver que lo de mínima debe ir con segundas porque esta película tiene un montón de premios, yo sin enterarme, así que me he lucido como un besugo; ni a propósito. Bueno, a mi me ha gustado y por coincidir, alguna vez con los críticos oficiales, no creo que se me pegue nada, el ridículo ya está hecho y no voy a borrar el post. Total este blog también es mínimo :)

lunes, 5 de enero de 2015

Cine: 50 años de My Fair Lady

Con un poco de retraso por mi parte hago este comentario dado que fue en el 2014 cuando se hicieron los diez lustros del estreno de My Fair Lady. Tal vez por ello la filmoteca se acordó y paso una copia con una imagen perfecta y un sonido un punto por debajo.


La verdad es que fue pura casualidad que viera el cartel de la programación y la tentación pudo a la comodidad. Así que asistí a las prácticamente tres horas de proyección con sólo el descanso musical a mitad de la misma.

 
Logicamente, era versión original con los subtítulos de la época, detalle éste último que mi escaso nivel de inglés detecto: La lluvia en Sevilla es una maravilla :)

 
Era curioso el detalle de los rótulos mientras cantaban, en esta canción era muy evidente y en otras minimizaban su aíre picaresco. Claro que después de haber la versión original, la española resulta súper edulcorada en el doblaje y empachosa en la parte musical.

La historia en si tiene muchas lecturas, tanto la obra original en que se basa como la adaptación al cine. Recoge unas costumbres de una época donde la apariencia tiene más valor que el fondo. Y resulta que en pleno siglo XXI seguimos, en esa cuestión, exactamente igual o peor, eso si hemos cambiado de vestuario y mejorado la tecnología.

Unos actores interpretando sus personajes con gusto y gracia, unas escenas corales vistosas y con todos sus participantes motivados, las canciones originales no tienen desperdicio y la escena final un digno colofón de la obra. De vez en cuando se necesita ver algo así para saborear la esencia del cine real y no dejarse embaucar por las virguerías digitales actuales.