Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

lunes, 23 de enero de 2012

Cine: Millennium: "Los hombres que no amaban a las mujeres made in USA"

Sigue la cosa, por parte de la industria americana, de versionar películas, en este caso, reciente. Tal vez han visto una mina, rehaciendo películas europeas o asiáticas, incrementando el presupuesto de producción y poniendo rostros conocidos en el reparto.

El objetivo de hoy es Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres de la que pudimos ver una primera adaptación hace menos de tres años. Con tan poco margen de tiempo, entre una y otra, la comparación resulta obvia y poco menos que inevitable. Intentaré ser conciso (uffffffffff) y luego que cada uno deguste por si mismo.

De antemano, ambas versiones me han gustado y, aunque pasan de las dos horas, ninguna se me ha hecho pesada; tal vez el género, por supuesto, con una historia turbia y compleja pero que juega limpio y, un final, donde todos los cabos sueltos (los de esta entrega) quedan bien ligados, son motivos suficientes para estar interesado.

El remake esta bien hecho, la interpretación es correcta y el tempo es el adecuado. De la versión original opino igual. la diferencia entre una y otra la veo en la ambientación. Una película sueca entiendo yo que representa y describe mejor la sociedad y las relaciones personales de una historia ubicada en Suecia precisamente. La estrenada ahora a mi me parece una americanización de la primera, no sólo por que los ordenadores, periódicos y textos aparezcan en inglés, si no por la forma de interpretar y los matices de los personajes. Es más digerible que su antecesora y, por lo mismo, más comercial. Yo creo, nos guste o no, que el carácter y la forma de ser de los suecos está mejor representado por la versión del 2009.

No digo que la primera sea mejor que esta segunda, seguramente esta última tenga mucho mayor éxito y audiencia. Lo que si creo, es que si hubieran cambiado la ubicación de la historia, a algún estado norteño americano, me habría resultado mas homogénea. Respetar la ubicación, pero americanizandola, me resulta un poco, querer imperializar el cine de otro país; que tiene sus propios hábitos y costumbres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario