Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

domingo, 27 de noviembre de 2011

Barrio Sésamo: Querer y engañar


Hoy es día de viento Sur, toca tontería pseudo profunda, y aprovecho para desbarrar un poco, a modo de reflexión, sobre las relaciones sin intención alguna ni acritud sobre el tema. El cambio de compañeros/as, por engaños y traiciones, no es solo cosa de la gente famosa. El resto también podemos tener, nuestro corazoncito y nuestro egoísmo personal, en el juego de las relaciones. 
Querer es, básicamente, satisfacer nuestras necesidades, sean de la índole que sean; y cuando son dentro de un plano sentimental, se cruzan con las de la otra parte, aquí mantener una armonía duradera puede ser: MISSION IMPOSSIBLE.


Cada caso de infidelidad es diferente pero, la causa o el origen de la misma, si suele el mismo. Las fluctuaciones en los niveles de satisfacción en común, son determinantes para desear o buscar otra relación. Cuando las cosas van bien, no se piensa en ello ni como en una remota posibilidad, al menos, al principio; pero cuando una crisis hace mella, es algo que suele saltar como un resorte, y se ve como una alternativa, aunque, mas bien, sólo sea una vía de escape tanto de uno mismo como de la otra parte. En estas situaciones, que se quiera pasar a mayores, o se quede en un pensamiento alternativo, dependerá únicamente de la naturaleza del sentimiento que se tenga.


Quien Ama no engaña, carece de necesidad alguna e interés en ello; pero el que Quiere, si, cuando sus expectativas acerca de su pareja dejan de cumplirse. Que haya mas mujeres infieles que hombres no es de extrañar, dado que ellas suelen llevan la pauta de las relaciones. Y, si se pasan al lado oscuro, pueden seguir contando y jugando con esa ventaja. No lo digo para ser malo (soy peor), pero en esta ocasión es un más hecho que suposición, o que las mujeres son mas sinceras en las encuestas.
Por otra parte, si los hombres engañan menos, es sólo por que no han tenido la ocasión o el saber hacerlo, para pensarlo solo se necesita una neurona, pero para la siguiente fase no basta con saber contar hasta diez con los dedos. Por ello, es más fácil darle a la botella y embriagar las insatisfacciones, que complicarse la vida nuevamente. Bueno, de hecho, si hay alguno que lo lo hace y la cosa todavía suele terminar peor, la falta de sentido común es lo más habitual en estos casos.


Todo esto son generalidades y frías estadísticas, la realidad es distinta aunque el denominador común sigue siendo la insatisfacción producida por una relación en la que sólo se Quiere. El camino hacía la felicidad, no es el mismo, que la senda que nos lleva a satisfacer nuestros deseos y caprichos. Y, hasta que no se conoce a alguien, que de verdad nos hace sentir de otra manera, no vemos la diferencia entre Querer y Amar. Me parece una falta de respeto comparar y vanalizar las relaciones como objetos, es un comportamiento cínico y superficial. Cuando alguien tiene miedo de conocerse a si mismo y de saber sus verdaderos sentimientos hacía alguien, su mejor escudo, tanto para si mismo como para los demás, es el de intentar satisfacer sus necesidades sin mas preocupaciones.


Ya no hace viento Sur, ni lo necesito para decir tonterías, ni lo uso como excusa. Reírse uno, de si mismo, por sus limitaciones y equivocaciones, no te hace mas grande ni mas listo, pero te ayuda a llevarlo mejor :-)







martes, 22 de noviembre de 2011

Cine: "Asesinos de élite"


El cine para mi, ante todo, debe ser un medio de entretenimiento en el que mirando la pantalla durante la proyección de una película me pueda evadir de la realidad, lo suficiente, para desear repetir la experiencia. Parece una perogrullada, pero para el autor de estas tonterías (presente), es la norma que me dice si es bueno o malo determinado film.

Asesinos de élite, respeta la regla maestra antes citada, por ello: todo lo demás queda en un segundo plano, hasta un par de errores de racords o coherencias. La trama, el ritmo y la acción están bien conjugadas, dando lugar a una puesta en escena efectiva y hasta explosiva en algunas secuencias de peleas. Los personajes y las situaciones se presentan perfilados, sin mucho detalle, ellos con lo suficiente para ser creíbles y ellas, dentro de un marco de veracidad histórica, coherentes.

La interpretación de los dos mas uno protagonistas es acorde al género, sin desafinar ni cargando las tintas,  donde el mas veterano (el mas uno) demuestra, sin esfuerzo, su amplio registro como actor. Por su parte, los otros dos, donde mejor se desenvuelven es en la parte física, con unas coreografías bastante logradas y efectivas. 

Para mi la película tiene algunos defectos; no solo el par de fallos en la coherencia de la continuidad, que tampoco eran  para arrancarse el pelo; o, algunas concesiones del guión que difuminan, la ya de por sí, poca definición de los personajes. Con todo esto, la penalización  resultante, no empaña un resultado final más que aceptable.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Palabra y credibilidad en la jornada de reflexión

Todos sabemos, no creo que sea una presunción mía, que nuestra credibilidad va ligada al valor de nuestras promesas. Dar nuestra palabra, conlleva que si no somos coherentes con ella, estaremos en entre dicho mientras no podamos demostrar lo contrario. 


Los políticos sólo se pueden llamar mentirosos entre ellos. Todos los demás, debemos aceptar su palabra como buena, dado que la cumplan o no, siempre encuentran un matiz que la valide. Es un juego que practican, tanto los que gobiernan como los que que quieren gobernar; para llevarse el gato al agua, de la opinión pública como el respaldo de su veracidad. 


Es un hecho, que las primeras legislaturas de cualquier signo han sido siempre mejores, que cuando han repetido. El segundo mandato, refrendado incluso con mayorías absolutas, les ha hecho perder la cabeza (UCD), dejar de ver el horizonte (PSOE), e incluso tener tintes de tiranía (PP). Ahora estamos, otra vez, a las puertas, salvo sorpresas, de un nuevo cambio político. 


Pero, también es cierto, los revulsivos cuanto mas se usan menos eficaces son. Estamos en un momento en la historia del mundo, y de España, donde los matices enmascararán las mágicas promesas de nuestros electos dirigentes. Después de haber pasado por esto en varias ocasiones, seguimos sin querer aprender.


Hemos escogido el camino fácil de seguir dejando que nos engañen con promesas electorales, que se matizan al día siguiente de la victoria, y programas políticos infumables; de no exigir una pluralidad real y que cada escaño valga los mismos votos lo ocupe quien lo ocupe; y, por encima de todo, de no participar activamente para que ello se pueda producir. Tenemos lo que nos merecemos, es mi reflexión.


Todo esto viene a varias situaciones que han confluido hoy 19 de noviembre. Es curioso como se sincronizan las cosas. tanto las  personales como las públicas, en días señalados. Seguramente, pasa mas a menudo de lo que pensamos, en mi caso, sobre todo, je je je. Esta mañana, al despertar, me he enterado y me he dado por aludido. Se da el caso que hoy es la jornada de reflexión previa a las votaciones de mañana y que, yo por mi parte, también reflexionaba sobre otros temas... 

lunes, 14 de noviembre de 2011

Cine: Un golpe de altura (sin mal gusto y con buen nivel)

La madurez nos llega a todos, tarde o temprano, coincida o no con nuestra edad biológica. En la pelí de hoy se da por partida doble, en los dos protagonistas principales (Alan Alda ya maduró en su época de M.A.S.H.) y en un guión de comedia elaborado, no el típico chabacano y falto de gusto. Si hay algo insufrible, viendo una película, es un protagonista llorón como Nicolas Cage (en casi todas sus películas :-), o unos cómicos con gestos y ticks para todo. Tanto lo del el uno, como los otros, son sobreactuaciones que, a mi, me empachan.


En Un golpe de altura, tenemos a dos actores de comedia bien conocidos: Eddie Murphy que a sus cincuenta años parecía estar en declive desde hace una buena temporada. Y a un Ben Stiller, algo mas joven,  haciendo también agua. 
Ambos, a base de repetir hasta saciar con sus gags, y empachar la pantalla de sus miradas y gestos característicos. 
En la industria de cine americana se puede pasar de estrella a marginado rápidamente. Los actores cómicos suelen ser tratados como monos de feria, acabando como caricaturas de si mismos, para conseguir un papel y poder seguir comiendo.


Afortunadamente, en esta comedia, ambos actúan y son graciosos sin perder los papeles. Las tablas se notan y solo necesitaban una oportunidad para demostrar que su registro como actores daba la talla y con nota. Los secundarios tampoco desmerecen, aunque en el doblaje alguno raspa mas de la cuenta. El villano con cara de buena gente que es Alan Alda esta a la altura y refuerza historia.


Por su parte, el guión, tiene el ritmo coherente y vivo de las comedias de acción. No es un prodigio, tampoco tiene que serlo, consigue entretener y mantener la tensión hasta el desenlace, lo principal en este tipo de filmes. Jugando bien las cartas de las situaciones presentadas, eso sí, con algunas pequeñas libertades que aumentan, sobre todo al final, el suspense. Los diálogos son aceptables (no repetiré lo del doblaje ) cumpliendo y sin abusar de los chistes burdos. 


Para mi, el remate de las últimas imágenes justo antes de los títulos de crédito, es donde flaquea esta entretenida película. Ahí si la vi un poco verde, me parecía que le faltaba un cuarto de vuelta mas, y me quedé hasta que se acabó hasta la última línea, por si había algún inserto, pero no tuve esa suerte... Así todo, salí de la sala, con el buen sabor de boca de haber visto una comedia bastante entretenida y hasta divertida.  

domingo, 6 de noviembre de 2011

Android tuneado por fuera y por dentro

Si algo bueno tiene el sistema Android son las posibilidades que ofrece para cambiar su aspecto y poder mejorar su rendimiento. No hace falta, ser un programador informático, para poder retocar a gusto y hacer único un móvil Android. En el Market existen multitud de programas, la mayoria gratis, que permitirán tunear a gusto el preciado dispositivo ;-)
Hay varias webs dedicadas, que pueden servir de ayuda, para empezar a enredar y saber mas acerca de este sistema, estas dos como ejemplo:
http://www.elandroidelibre.com/
http://www.android.es


Después de jugar con los fondos, iconos, ... y widgets puede quererse también, ir de lleno al sistema Android, en busca de mas prestaciones. Al principio, se esperan las actualizaciones oficiales, que no entrañan ningún riesgo para el aparato. O buscar algún foro, donde poder anticiparse a los lanzamientos oficiales, para probar las nuevas versiones del sistema operativo. Por ejemplo:
http://www.samfirmware.com/
http://www.sammobile.com/forum.php


Ahora, que ya hemos tocado por fuera y por dentro, y parece que nos sigue funcionando el móvil, queda otro nivel superior. Lógicamente, entraña mas riesgo, y el aventurarse depende de las ganas que tengamos de complicarnos la vida; o bien, para darle una segunda juventud, al móvil que se nos ha quedado desfasado. Existen grupos de entendidos y gente preparada, que se dedican a elaborar ROM completas, o el programa núcleo denominado Kernel haciéndolas a la medida móvil correspondiente.
http://forum.xda-developers.com/index.php
http://www.semaphore.gr/


El instalar un kernel modificado, nos da acceso como super usuario (root), permitiéndonos hacer cosas que, normalmente, no podemos en un celular. Jugar con el rendimiento, o aumentar la duración de la batería, es uno bastante jugoso, por ejemplo. 
Poner una ROM preparada, seria el tuneo total para nuestro smartphone; en algunos modelos, hay bastantes donde elegir y con frecuentes actualizaciones.
Eso si, hay que ser conscientes que una maniobra indebida, nos puede dejar sin el juguete; lo mas corriente es no leer toda la información del foro y/o las instrucciones de lo que pretendamos hacer.
En los diversos enlaces puestos en este post, se puede encontrar mucha mas información y mejor explicada, nos ayudara mejor para determinar que nivel de tuneo queremos tener en nuestro móvil. 



miércoles, 2 de noviembre de 2011

Publicidad para BOBOS

Siempre ha habido campañas publicitarias y anuncios que se han significado por su aparente estupidez o falta de gusto. Como he dicho, aparente, y los resultados obtenidos habrán, o no, justificado dicha majadería. Recientemente estoy presenciando una de esas campañas, varios anuncios que anuncian el producto de una marca en concreto, que me pone de manifiesto el nivel de madurez del consumidor.




Lógicamente, yo no me voy a hacer eco ni dar el nombre de la empresa, pero si dar alguna pista para entrar en materia, y que cada uno haga las conjeturas oportunas. Se trata de una marca de vehículos y no precisamente barata. En esta campaña, a mi modo de ver, se pretende dar de lleno a un sector de la sociedad que parece vivir en el mundo de Barbie y Ken (el MATRIX de andar por casa).


En las noticias lo leemos y/o vemos; y en el día a día, directamente, lo sentimos. Las cosas no están precisamente bien y la crisis, de una forma u otra, nos afecta a todos. 
Por eso, las situaciones que aparecen como incentivo para la compra del coche de dicha marca, me resultan utópicas y fuera de lugar. Es mas, ofensivas, por su falta de respeto a la situación actual de la mayor parte de los ciudadanos.


Curiosamente, usan unas puestas en escena e interpretaciones con diálogos intelectuales, breves y minimalistas, pero no simplistas; Para enganchar a gente superficial dispuesta a empeñarse, por pertenecer al estatus reflejado en la campaña, sin importarles el resto de las cosas. Hace tiempo ya comenté la existencia de los zombies_sociales y ahora ratifico que tienen una publicidad de alto consumo invocándoles, en todo parece haber clases.


En otro orden de cosas, siguiendo con la publicidad, como anécdota y epílogo:
También he visto como la iglesia católica se apunta a la tecnología para seguir su, {a mi modo de ver}, desfasada fe e intencionalidad acerca de unos valores, que ellos mismos suelen olvidar cuando van en contra de sus intereses materiales.


Por hoy ya he dicho bastantes tonterías, cuando sopla el viento Sur, a los de medio pelo, se ve que se nos escapan con más facilidad :-)