Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

sábado, 29 de octubre de 2011

Parodia democrática electoral

A menos de un mes, como un presagio confirmado, nos enfrentamos una nueva noche de fin de legislatura política en un marco pseudo democrático mas falso que MATRIX. Los repartos ya están vistos para sentencia y los negocios privados firmados.
Cada cuatro años, o algo menos, como en esta ocasión, no nos queda mas remedio que ser testigos y participantes de un circo electoral donde, los tópicos y los mitines que nos presentan, ya resultan tan caducos como sus contenidos. 


Desde que tenemos democracia en este país, hemos tenido tiempo de aprender y mejorar progresivamente, no dejándolo todo a las promesas de las campañas electorales; con en esa pugna, casi bipartidista de poder, para ver quien de ellos se lleva el gato al agua, y devuelve los favores prestados a sus inversores; que no, a sus votantes.
En este último período hemos asistido a un declive, yo diría que intencionado, del partido en el poder que ha puesto en bandeja a su alter ego de la oposición las llaves del reino sin ellos tener que hacer ningún merito por conseguirlas. El poder puede cansar y ser agotador me pero su ansia corrompe a casi todos. 


El P(SO)E, el Socialismo lo han acabado de perder en estos últimos años y lo de Obrero tampoco les sienta actuando como señoritos; todavía nos siguen vendiendo humo sobre si vuelven a ganar. En la parodia de sus primarias, cuando el barco ya estaba tocado en la linea de flotación, y ya que alardeaban de tener respuestas y medidas para salir a flote, lo coherente habría sido ceder el timón al supuesto salvador. Habersela jugado durante estos meses de travesía, hasta llegar al puerto de las elecciones, con algo de credibilidad, al menos.
Por su parte los PP no han necesitado salir a la luz, en la sombra han sentido más seguros alimentando su su lado oscuro. El éxito de las locales les ha hecho medrar hasta la idolatrarse; como siempre, tapando sus errores y la mala gestión de sus feudos históricos, con los las carencias y necesidades de sus nuevas adquisiciones.  Las soluciones milagrosas, estos creen en Dios, las tienen y las piensan poner en practica en cuanto tomen posesión del país electoralmente. La verdad es que hay que creerlos por su palabra y buenas intenciones, mas que por hechos o acciones, tienen el catecismo bien aprendido y a nosotros nos nos lo van a dejar olvidar. 
Y lo peor es que, lo que hicieran y dejaran mal los anteriores (reformas laborales, perdida de prestaciones, leyes anti sociales...), no será responsabilidad suya y así lo dejaran y/o servirá de excusa para nuevas restricciones. 


El espectáculo que nos espera es bochornoso y yo siento hasta la vergüenza ajena de algunos, que curiosamente, nacen, crecen, viven y se presentan a políticos, sin ella. Las últimas votaciones en el congreso, acerca de temas sociales donde los votos de las siglas mayoritarias, a pesar de sus diferencias cara a la galería, han sido unánimes a favor del mas fuerte. Que es primero la disciplina de partido o la de ser persona? Lo de los embargos me lo confirmó; pobres bancos, como van a perder de cobrar lo que la subasta de embargo no cubra? Al ciudadano sin casa, se le debe seguir sangrando para que pague la deuda contraída, para redimirse por su mala cabeza y falta de previsión ante la adversidad.


Las reformas laborales  también han beneficiado a los votantes, o es que los grandes empresarios no votan? Lo de los 67 años es un colofon para decirnos a cara de perro que vamos a tener que trabajar dos años mas y que vamos a cobrar la pensión dos años menos. Los que están sin empleo no se podrán jubilar ni a los 100 años y eso garantizará el sistema. Resolviendo así los problemas me veo en una edad media con decorados del siglo XXI. Ellos, los elegidos en las urnas, tienen su futuro asegurado, como caballeros modernos por su supuesta valía y artes para el engaño colectivo.




Reflexión: Estamos en crisis, hay una tasa alta de desempleo, los precios siguen subiendo y muchos pequeños negocios o comercios han tenido que cerrar. Por su parte, las empresas de servicios han conseguido sus subidas, los intermediarios y especuladores mantienen sus margenes comerciales, los bancos no dan, pero si prestan a intereses de casi usura. Para todos estos la crisis es un negocio que aumenta sus beneficios y garantiza la dependencia de quien este a cargo de la nación.


Para hacer algo, ya sea simple o complejo, siempre es necesario dar el primer paso. En la tontería de hoy habría sido cambiar la ley electoral. Hay un dato bastante significativo de las estadísticas electorales, el porcentaje de votos inútiles. Si y no me refiero a los votos en blanco o nulos, si no a los que se pierden al votar siglas que no llegan a sacar representante o los restos por lo que el voto a un partido mayoritario vale el doble o mas que en uno minoritario. Todas estas cosas y con los medios actuales se podían haber afinado y encontrar una solución o al menos probar alguna alternativa.
Es mejor que los dos gallos se lleven casi todo y los restos de los otros para que queden partidos y no puedan hacer sombra ni de lejos. El hecho que un voto valga mas que otro, sólo por las siglas a quien vaya dirigido, establece diferencias y discriminaciones, mas allá del número de simpatizantes que tenga dicha formación política.


Los puestos en las listas, los nombres propios en vez de personas capacitadas, los favores debidos a entidades o simpatizantes de peso, los intereses propios como máxima social, ... Todo esto, dentro del marco legal, ya es bastante significativo para dejar claro para que son las elecciones. Si, además, se saltan las leyes, como en las numerosas causas que hay abiertas, ya tendrían que ser innombrados.
Por ello, las elecciones son un mercado de exposiciones políticas cuatrienal, donde se coronan hasta la siguiente convención, siendo nosotros quienes los elegimos. (También nosotros tenemos nuestra parte de culpa)
De forma menos formal y políticamente incorrecto: Feria de Ganado Sin Sanear, en su mayoría, y de embutidos, especialmente, Chorizos.


Esto me pide una reflexión irreflexiva: Que les den :P




miércoles, 26 de octubre de 2011

Cine: The Thing una cosa bien hecha


Pocas veces visiono una película, y salgo de la sala de cine, satisfecho con el resultado. Con esto no digo que haya sido espectador de una obra maestra o un prodigio del séptimo arte, simplemente, he visto un trabajo bien hecho con oficio y gusto. Algo, que en la industria del cine, especialmente hollywoodense, es mas pura industria comercial,  que que buen oficio cinematográfico. Si me repito es para recalcarlo.


La cosa(The Thing) se presenta como una película de CiFi con toques de terror que, además, resulta ser una pre secuela de La cosa, film de culto dentro del género. Con estos antecedentes, y esta predisposición, podía haber salido otra mediocridad, de las que tan acostumbrados nos tiene, la maca que no ya la meca del cine, cuando se decide a reeditar o actualizar una historia ya estrenada. La verdad, afortunadamente, en este caso, ha sido bien distinta.


La interconexión entre las dos situaciones de entre The Thing y La cosa es como de piezas de un mismo puzzle, a pesar de los 29 años de diferencia entre las mismas. La reconstrucción y las escenas comunes, alguna hay, demuestra el oficio y el gusto de esta producción. 
Otro dato, que a priori, parecía quitarle fuerza a esta pre secuela, era un reparto de actores y actrices desconocidos (al menos para mí). Vista la puesta en escena y la interpretación de los mismos, es un acierto, le da un aire de realidad, a lo que vemos, con toques de documental, en este aspecto, la interpretación, creo que gana a su predecesora netamente. Esto último lo digo con conocimiento de causa y no de farol, hice bien los deberes, antes de ver el estreno del 2011 visioné la de 1982.


Otro detalle, que le hace valer por si misma a La cosa-The Thing, es el uso adecuado de los efectos especiales, en su justa medida y obviando el 3D; tan de moda, últimamente, para casi todo. El interés creciente de la historia, su desarrollo y hasta el epilogo final, entre los títulos de crédito, que enlaza con el comienzo de La cosa (1982), le bastan para para no necesitar el suplemento del falso relieve.


A mi modo de ver, o mejor dicho, la sensación que me dio esta proyección  fue de una producción muy equilibrada, sin derroches ni tampoco con semblante de una serie B.  Además, la historia de The Thing, se adapta a la otra cosa, igual que el alienigena, en todos sus aspectos; con la ventaja añadida, al ser una pre secuela, que no es necesario visionar La cosa del 82, para poder seguir la trama y disfrutar de la proyección.