Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

sábado, 28 de agosto de 2010

Cine: Los mercenarios, si tienes un problema pasa del Equipo A

Cuando comentaba, a principios del verano, la sequía cinematográfica que se avecinaba no conté con los estrenos de agosto, por lo cual rectifico mi predicción y me alegro por ello.

“Los mercenarios (The expendables)”: Stallone’s Eleven es un retorno al cine de entretenimiento sin complicaciones y buscando sólo distraer. Seria fácil encasillarla como una producción comercial, con unas cuantas caras conocidas de reclamo, y sin ningún aporte al séptimo arte.



Esa fue precisamente mi primera impresión sin haber visto la puesta en escena. Es grato equivocarse cuando la premisa es negativa. A medida que el metraje avanzaba la acción y la violencia iba impregnando a los que estábamos en la sala haciéndonos participes ínter activos de la misma.

Cinematográficamente hablando es una serie B con medios de superproducción y con un montón de caras conocidas. La trama es superficial y básica, sin complicación alguna ni trasfondos psicológicos, que nos distrajeran de la visión de la pantalla. Los diálogos también ayudaban con una simpleza manifiesta, entendibles hasta para un zombie. Para los que llevamos 40 años viendo películas es una vuelta al cine de diversión y evasión sin prejuicios ni consideraciones morales.

Dándole una segunda vuelta a estos mercenarios, el acierto para mi, es el enfoque y la puesta en escena, a parte de la selección de los actores. Algo que hemos visto en repetidas ocasiones, tanto en películas como en telefilmes, podía resultarnos monótono y hasta aburrido. Este no es el caso, el ritmo y la coreografía de las escenas de acción nos envuelve y hasta hace participar. Los diálogos, a pesar de ser tan superficiales como la caspa de alguno de los protas consiguen que se nos escape alguna carcajada.

En cuanto a las estrellas, mas o menos brillantes, que aparecen en esta película, representan una selección cuidada y bastante representativa dentro del género. A algunos, el tiempo y los esteroides les ha pasado factura haciéndoles parecer mas viejos de que realmente son. Con el maquillaje de restauración que han usado consiguen parecer caricaturas de si mismos en tiempos mejores. Rourke(58), Stallone(64) y Arnold(63) son los mas perjudicados y eso que ninguno llega a la edad de jubilación. La escena de la iglesia no tiene desperdicio :-)

Si hay algo peor que una película mala es un film malo con pretensiones. Los mercenarios es tan simple, superficial y predecible que nos permite verla sin ningún come-cocos pero consigue, en mi caso, que me evada y distraiga en el cine como cuando tenia un montón de años menos. Sólo espero que la continuación esté a la altura de esta y signifique otra tarde de evasión sin complicaciones en el cine :-)


pd: Los códigos HTML del blog me tienen frito :P