Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

sábado, 30 de enero de 2010

Por ser buenos trabajadores nos jubilaremos a los 67

Hay cosas que no tienen nombre o son impronunciables, Para mi una verdad a medias es una mentira en toda regla, sobre todo, cuando es algo intencionado. La jugada del gobierno de aumentar la edad de jubilación dos años es innombrable.


Los motivos que aducen son la verdad a medias. La sostenibilidad de la seguridad social (SS), claro que esta en peligro, pero no por que la gente se jubile a los 65. Esta en crisis gracias al enorme parque de pensionistas de los cuales no recaudan. Así, que quedamos, los que si cotizamos y para tener, ahora, derecho a nuestro retiro necesitamos dos años mas de mili.


Los economistas no son tontos y si de algo entienden es de números (no digamos de euros). Ante el agujero en las peniones que se avecina han dado con la ecuación perfecta: Si por un lado aumentamos dos años sus aportaciones cuando son activos, por otra parte, tenemos que después nos ahorramos también dos años cuando le paguemos la pensión como pasivos.


Los políticos, en el poder, lo visten como una medida social y de apoyo para el sostenimiento del estado de bienestar. Por su parte, la oposición en esto no hará mucha sangre o se callará, claro, si ganan las próximas eleciones, esta medida les viene bien (dar marcha atrás iba a salir caro), además ellos no la implantaron.


El cinismo es de máximo honor (mejor dicho deshonor). Que alguien que sólo necesite ejercer ocho años, como político, para tener derecho a una pensión de jubilación y no, precisamente, mínima, ande jodiendo a los demás para que salgan las cuentas, eso es CINISMO. Luego si, todos somos iguales y tenemos los mismos derechos.



Con este incierto porvenir y haciendo una reflexión sobre el estado de derecho actual he llegado a una curiosa conclusión:

Los presos (los malos) son tratados mejor que los trabajadores (los buenos) en la sociedad. A modo de ejemplo:

  1. Si eres preso y te portas bien te reducen la condena, si no, al menos, sabes cuando terminaras de cumplirla. Los trabajadores, ahora, les meten dos años mas de trabajo (por buenos) para poder cobrar la pensión.
  2. Los currantes sostienen la economía, los delincuentes la desequilibran y cuando están en la cárcel son mantenidos por los que trabajan.
  3. El preso no es libre (todo no iban a ser ventajas), el trabajador piensa que lo es. (Yo también creo que el pensamiento es libre)
Creo que la medida ha sido desafortunada y en contra de la tasa de paro. Ya no es trabajar dos años mas, es quitar dos años de vida y de descanso, en muchos casos, bien merecido. Aumentar la cuota de la SS o negociar planes de jubilación con entidades privadas habría sido una alternativa mas humana.

PD: Hoy ha sido larga la tontería pero, que un gobierno socialista aplique una medida antisocial y, que la oposición silbe; me confirma que tan malo es enero como febrero.

jueves, 28 de enero de 2010

Barrio Sésamo: Cabezones y Tenaces

La tontería de hoy me viene al pelo ya que peco de una y presumo de la otra, tal vez por ello, mi locura esta equilibrada. Lo normal es ser testarudo y cada día mas; si Darwin se reencarnara, de nuevo, tendría serias dudas si nuestros ancestros eran los simios o los burros :-)



Con tal de ganar, la cabezonería es el arma, que no argumento, para querernos salir con la nuestra. Y si encima creemos que tenemos razón, lo hacemos exponencial, aunque lo ganado valga una infinitesima parte del esfuerzo y desgaste de nuestro asnal comportamiento.


La tenacidad, por su parte, es la fuerza de persistencia en lograr un fin propuesto, superando las adversidades que se presenten o dificulten su logro. Es un sustituto de la paciencia, en ese tipo de misiones, y su fin justifica el trabajo y su constancia.


A veces, la linea que separe la cabezonería de la tenacidad, será mas que difusa, cuando el fin no compense el esfuerzo; pero se volverá nítida en cuanto el testarudo acabe pecando de sinrazón, mientras que, el tenaz nunca terminará siendo un necio. 


PD: Los testarudos son pesados sin sentido y los persistentes son pesados a conciencia. Aunque, con dos copas, es fácil que se inviertan los papeles :-)

lunes, 25 de enero de 2010

toreros de salón y otros impresentables

Aunque no soy simpatizante de la fiesta nacional en su aspecto físico, en el artístico si, hay un dicho taurino que es tan gráfico como real. Si, me refiero al torero de salón, en la vida nos encontramos a muchos matadores o perdonavidas, que salvo el traje de luces (les gusta llamar la atención con su aspecto) y el paseillo (suelen ser muy chulos andando y presumir de triunfadores), a la hora capear y no digamos matar se les apagan las luces y se quedan cojos de las dos piernas.
No hay nadie como un creido de si mismo para que, cuando vienen mal dadas, se caiga de su pedestal hecho de vanidad y engreimiento. A quien le gusta presumir de lo que no es y engañar con su apariencia y verbo embaucador luego resulta ser mas falso que un decorado de atrezo y menos resistente que un castillo de naipes.

El palo va para todos estos insensibles de las desgracias ajenas, que van por la vida avasallando al resto, por el solo hecho de creerse sus propias mentiras de superioridad. Cualquiera puede ser mas listo que yo, y tener diplomas para empapelar un frontón, pero si se jacta de ello, con todo lo que sabe, no ha aprendido que las personas inteligentes no presumen de su sabiduria y empatizan con quien les rodea.
Efectivamente, los listos de verdad y no estos listillos, saben que cualquiera, incluso siendo analfabeto, puede ser tan buena o mejor persona que el mismo. Son conceptos diferentes y la calidad del ser humano no se debe medir por sus conocimientos académicos, si no, por su comportamiento con sus semejantes.

martes, 19 de enero de 2010

Tienes que... Si, que no te pase nada...

Vaya, vaya, y vaya. La tontería de hoy me gusta (podré soltar un fisquito de ira controlada).

La gente, incluido yo, no sabe expresarse correctamente, en algunas ocasiones. Pero, ya sea por desconocimiento o dejadez intencionada, había un giro muy especifico y de uso bastante generalizado: tienes que... O peor aun: me tienes que...

Se las trae la frasecita y encima la entonación de como te lo dicen. Tu tienes que hacer lo que sea pero ellos no pueden pedirlo como es debido. Y lo más grave del asunto suele ser que, cuando te salen con el dichoso tienes que..., es para pedirte un favor.

Afortunadamente ya está en desuso la expresión pero cuando menos te lo esperas y mas ocupado se anda (no hay dos sin tres) te salta alguno me tienes que hacer tal o cual chorrada. Si, por que, en el fondo, lo que se suele pedir es pecata minuta, pero con el agravante de la inoportunidad, un tono inapropiado y una expresión de obligación, que todo ello junto, hace que sea una mezcla explosiva.

Bueno, ahora, será por viejo, me lo suelo tomar a chiste o suelto un  Como??? bufando, (je je) que ya deja bien claro mi parecer. Cada uno tenemos nuestras frases malditas y esta, si va acompañada de un tono inadecuado, es como un sandwich relleno de arena :-)

domingo, 17 de enero de 2010

En breve: Sherlock Holmes 2010

Los trailers ya avisaban que la perspectiva del personaje había cambiado, que nos guste o no, ya depende de nosotros mismos. La revisión de la historia, como entretenimiento, me parece mas que lograda desde la primera escena hasta los artísticos títulos de crédito del final.

Al margen, de las nuevas facetas de acción, de los dos protagonistas, se ve a un Holmes mas humano y un Watson con personalidad propia. Lo que si se respeta es esa complicidad tan típica entre ellos, y en esta versión, aumentada con unos intercambios de miradas y gestos continuos.


Los mini flash-back o flash-forwards, la cuidada ambientación, la mezcla de seriedad-humor y, sobre todo, los dos protagonistas le dan gusto al paladar cinematográfico, en mi caso.


Quien quiera mas que juzgue por si mismo :-)

http://peliculas.labutaca.net/sherlock-holmes 






sábado, 16 de enero de 2010

El Paraíso II La revancha

Hay muchas maneras de decir las cosas y una fábula, aunque sea casera, aproveche uno de tantos chistes tópicos de hombres y mujeres, puede servir para la tontería de hoy.

Han pasado varios milenios de lo sucedido con Adán y Eva y los hombres, que han aprendido mucho, le piden a Dios la revancha de lo del Paraiso. Este se siente magnánimo y sentencia:

Dentro de un año llevaré a una mujer y a un hombre a sendas islas desiertas, pudiendo portar una única cosa o utensilio, donde sólo habrá un cocotero para darles sombra comida y quedando la tierra habitada mas próxima a no menos de cien millas. Al cabo de dos semanas volveré a recogerlos diré quien es el ganador del desafío.

Los hombres se tiraron todo el año haciendo competiciones de supervivencia para encontrar al mas capacitado que derrotara sin piedad a su contrincante. Las mujeres, en cambio, esperaron a la última semana para echar a suertes quien iría.

Llegado el día Dios puso a mister supervivencia en una isla y a la chica del número afortunado en otra. Mientras pasaban las dos semanas del reto, los hombres aumentaban las apuestas a su favor y lanzaban fábulas de todo lo que sería capaz de hacer su héroe en la isla, eso si, entre ronda y ronda en bar. Las mujeres se pasaron los quince días suspirando, no obstante, aceptaron las apuestas.

Al amanecer del último día Dios llegó a la isla donde estaba el hombre. Aquello estaba desolado pero había una figura harapienta, de aspecto sucio descuidado y agotado, quemada por el sol, llena de golpes y arañazos, ultimando una piragua de cocotero con su navaja suiza. Le pregunta el Señor como le ha ido y el tío, todo satisfecho, sacando coraje de su débil estado, le dice que casi a punto de acabar con la embarcación que le sacaría de ahí.

Van a la isla de la mujer y sólo ven el cocotero en medio de la arena. En esto, el hombre, no se puede reprimir y grita eufórico: Mira, mira Dios, esta tonta no ha sabido hacer la embarcación y se ha ahogado.
Se oye un bostezo al otro lado del árbol y el siguiente comentario con un tono de resignación: Ya es la hora Dios?, se me han pasado estas dos semanas sin enterarme, sin jefe, sin críos, sin labores domesticas y sin el pesado de mi marido por las noches. Pero, al menos, seré la envidia de mis amigas con este bronceado y la dieta de coco que me ha dejado la silueta de una modelo. Por cierto, ya habrá salido la segunda parte del libro, esta buenísimo.

Pasen los años que pasen, los hombres se encargaran de destruir su entorno para intentar llegar a otro sitio y hacer lo mismo. Y las mujeres, en cambio, se apañaran con lo que encuentren y procuraran sacarlo partido. Afortunadamente, todos somos hijos de un hombre y una mujer, y a ver si aprendemos, de una vez, a no repetir los mismos errores.

PD: Si algún hombre ha leído la historia seguro que piensa que ha ganado
:-)

lunes, 11 de enero de 2010

Barrio Sésamo: Ira y Rencor

En los tiempos actuales, con prisas para todo, nuestra susceptibilidad se mueve en los limites menos civilizados de nuestra personalidad. Así es normal ver como, por una pequeña contrariedad, se descarga una agresividad, a veces, no solo verbal, contra la persona que provoco esa detonación, de nuestra parte mas oscura.


Todos tenemos nuestros días malos (algunos esperamos que venga alguno bueno de vez en cuando), y estos son los mas propicios, para saltar sobre el primero que nos diga algo. Si nos conocemos un poco, no debemos dejar que se nos agote la paciencia, y una pizca de ira controlada, con algo de teatro histriónico, sienta mejor que el zumo de naranja matinal :-)



Esta claro que, si es desmedido nuestro ataque de ira, corremos el riesgo de perder los papeles y embriagarnos de ella. Ser viciosos de algo puede ser censurable, pero estar viciados por algo, es lo mismo que estar poseídos y ya son palabras mayores. La ira controlada, como la válvula de la olla a presión, avisa que se esta poniendo la cosa caliente y chufla para soltar presión.


Hay quien lo guarda todo esperando el momento oportuno para lanzarlo a bocajarro. Esto se llama rencor y sirve de alimento a los malos instintos como la alevosía, traición o nocturnidad (parece una sentencia con agravantes). Es algo que se enquista y envenena la sangre con una sed de revancha, generalmente, desproporcionada. Y cuanto mas pasa el tiempo, mas afecta e infecta a la razón.


La ira controlada, y sin abusar de ella, es un punto de inflexión positivo para el estrés diario. Además los que nos conocen, ya no pican con nuestros aspavientos, pasando de nuestra representación, y nosotros, a los cinco minutos, ya estamos como siempre. En cambio, los que usan el rencor, no son coherentes consigo mismos, todos nos equivocamos y si a los demás se la guardamos, por qué no hacemos lo mismo con nosotros? ...

Yo soy el primero que, si fuera rencoroso, hace tiempo que tendría que haber dejado de dirigirme la palabra :-)

sábado, 9 de enero de 2010

Los Propósitos de los años nuevos...

A parte de algún que otro atracón y el exceso etílico; los fines de año, se utilizan también para formular propósitos.  Es una costumbre típica y parece que la festividad y las vitaminas liquidas lo estimulan.


Las intenciones suelen ser encomiables y cargadas de buenos sentimientos. El problema es que, después de las celebraciones vienen las rebajas, tanto las de las tiendas, como las que afectan a nuestros propósitos, para empezar bien el año.


No hay que hacerse mala sangre por ello, a todos nos pasa y la euforia navideña, sobre todo con una copa en la mano, (y alguna otra ya catada, je je) nos brinda el marco ideal para lanzar nuestras propuestas y deseos; en enero ya es mas bien resaca. Si realmente tenemos intención de cambiar algo de nuestra rutina, lo podemos hacer, tanto el primer mes del año, como cualquiera de los siguientes.


Sólo debemos plantearnos, ahora ya en frío, aquello que pretendíamos hacer, y determinar si seguimos interesados. Si es así, nada mas nos resta intentarlo, y si hemos sido sinceros con nosotros mismos, el éxito esta casi garantizado.


PD: Yo mismo he tenido que corregir un montón de faltas ortográficas de la anterior tontería, y eso que había hecho el propósito de revisarlas en condiciones. Menos mal que el blog permite editar en cualquier momento :-)




sábado, 2 de enero de 2010

La educación civica antisocial

De antes había una asignatura (esta claro que hace muchos años) denominada: "Educación Cívica", que se impartía en las escuelas. Básicamente era un catecismo social en favor de unos valores supuestamente cívicos y sociales. Al margen de su intencionalidad dogmática, a favor del régimen político establecido en la época, también incluía unos aspectos de conducta elementales y para nada censurables. http://es.wikipedia.org/wiki/Educaci%C3%B3n_c%C3%ADvica



Con la transición democrática se cortó por lo sano y desapareció por completo tan recalcitrante enseñanza. Yo no voy a defenderla, ni mucho menos, pero algunas normas básicas de comportamiento también se quedaron fuera como si fueran culpables del uso intencionado del temario. Ahora se diría que son daños colaterales.


La verdad es que quien es limpio o aseado o educado o respetuoso o ... no necesita leerlo en un libro para actuar de esa manera. Por desgracia, todos esos valores cívicos y sociales y me refiero a los mas simples de convivencia, se ignoran cuando uno se quiere significar (ojo, que yo no me excluyo).


Se podría pensar que es solamente la gente joven la que se comporta de esa manera y, curiosamente, los adultos y hasta las personas mayores, hacen ese uso de rebeldía,  saltandose las mínimas normas de convivencia. Algo que no debe pasarse por alto, es que: la forma de comportarse se aprende en el entorno familiar y se practica en la calle. 

Después del rollo algunos ejemplos, unos de falta de educación y otros mas sangrantes:


  • Los corrillos de adultos que se forman, a darle al palique, ocupando casi toda la acera, sin preocuparse por dejar circular a los demás.
  • Las abuelitas que llevan al nieto de paseo en el cochecito y lo asoman de entre los vehículos aparcados para cruzar la calle por el peor sitio.
  • Los padres que enseñan a sus hijos pequeños a cruzar los semáforos precisamente cuando están en rojo. (para matarlos)
  • Los jóvenes que protestan por qué no les dejan hacer reuniones de botellón y luego resulta que no  se molestan por dejarlo todo empantanado.
  • Los que usan el transporte público, como si estuvieran ellos solos olvidando o ignorando las mas elementales formas de comportamiento.
  • Y, por último, los que aparcan en un paso de cebra,  sin palabras...
Bueno, ya vale que esto no es ningún sermón, cada uno sabe como debería actuar y, si no lo hace, es por que no le da la gana. Yo también he ido a la escuela (aunque no lo parezca bastante a menudo), no se aprende aquello que no se quiere saber, lo demás son excusas y, en la vida, pasa algo parecido.

viernes, 1 de enero de 2010

2010 año evolutivo

Se dice que la ficción, a veces, supera la realidad. Es muy posible que si lo haga, y lo malo es que, en esas ocasiones, sea mas bien para empeorar que para mejorar. A la memoria me vienen tres novelas, cuyo título hace referencia a un año. El 2010, este año que comienza, corresponde con una de las citadas, es un número bonito, panorámico y esperemos que prometedor.


Cuando llegó el 1984, la historia del control total, al que estaban sometidos las personas, de la novela del mismo título, resultaba poco problable. Pero se ve que el autor sólo se equivocó de año; actualmente, todos nuestros datos y hasta nuestra localización física, pueden ser controlados y monitorizada, respectivamente. 


2001 es una de las novelas de ciencia ficción mas emblemáticas, donde se presenta una visión de los escalones evolutivos de la humanidad bastante convincente, y nos abre la mente a imaginar que va a pasar en el siguiente nivel. Llegado el año del título de la novela, en algunos aspectos, la realidad superó a la ficción de la misma. http://www.elmundo.es/especiales/2001/12/resumen/index.html 


Ahora estamos ya en el 2010, un número bonito (ya van dos veces), pero: tenemos varios conflictos bélicos, otros tantos puntos calientes que pueden engrosar la lista de desgracias, los países subdesarrollados siguen pasando penurias y necesidad, los desarrollados no están satisfechos, el cambio climático es palpable pero a alto nivel lo relegan... etc.

A ver si aparece el monolito y nos hace entrar en razón, en mayor o menor medida, todos tenemos nuestra parte de culpa de lo que acontece y, el que nos sintamos mas acomodados, no nos garantiza inmunidad para todo lo que nos rodea.

PD: Feliz 2010, si el sentido común nos acompaña, lo superaremos :-)