Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

jueves, 4 de febrero de 2010

Todos los días sale el Sol

La verdad es que si sale el Sol todos los días o, la tierra gira, y da esa sensación (no voy a entrar en cuestiones científicas). El problema son las nubes que nos lo tapan desde las mañanas en su despertar hasta tardes en su ocaso no tengamos un rayo de su alegría. Y de remate tengamos una larga, fría y oscura noche.


Traspuesto a la vida, estamos en la misma sincronía, se nos pasan los días, las semanas, los meses... la vida, sin ese rayito de felicidad que nos recarga el ánimo para afrontar el siguiente despertar.

Me refiero a que la monotonía puede acabar siendo el reloj de nuestra existencia y tengamos miedo, a saltarnos la hora, pensando que sin esa rutina se nos pare el tiempo.

Todo tiene su ritmo y justificar una existencia sólo con las rutinas programadas es una vida triste y sin imaginación. Los hábitos monótonos están bien para mantener un orden de las cosas, comida, trabajo, aseo, dormir y poco mas.

La vida real es todo lo demás y, programar hasta como divertirnos, o el último detalle de las vacaciones, es actuar como los autómatas. Saltarse las normas, y no me refiero a cometer delitos o crímenes, es una forma de demostrar que debajo de nuestro estatus o apariencia hay un corazón que late y siente.

Aplicar una rutina a los sentimientos es esclavizar posiblemente lo único que nos diferencia del resto o parte de los animales. Los sentimientos buenos son como el sol, que siempre están presentes pero, que las cosas y las circunstancias, los dejan en un segundo plano.

Con lo difícil que es sentir un sentimiento profundo y sincero, el peor favor que se le puede hacer, es dejar que las nubes que lo tapan, también, nos hagan creer que no está ahí. Seguro que, saltándonos alguna rutina, vemos un rayo de su sol y nos alegra el día:-)

A los optimistas, no les digo nada, que ya saben ellos, de esto, mas que yo. A los pesimistas, que si ven la botella siempre medio vacía, es por qué la otra mitad ya se la bebieron antes y que les quiten lo bailado :-)


No hay comentarios:

Publicar un comentario