Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

sábado, 20 de febrero de 2010

Mismo perro distinto collar

Unos pequeños cambios en el aspecto vienen bien de vez en cuando. Los tonos pastelones han dado paso a un fondo negro mas acorde con el sentido de humor del que suscribe. 


Hoy no hay una tontería en concreto, basta con ver la prensa diaria para ver que seguimos igual de mal. Solo comentaré y por encima, no merece otra cosa, el gesto de nuestro ex presi, que demuestra su respeto por la democracia.


Ahora es solo un ex y en un mitin en una facultad, reafirmo que sigue siendo un intransigente con quien no es incondicional suyo. El gesto despectivo, que todos solemos hacer, puede ser censurable para los ciudadanos de a pie por su mal gusto. Los personajes públicos en su vida pública lo deberían tener prohibido aunque solamente fuera por educación para a quien va dirigido y de respeto para el resto de los asistentes. 


Para este tipo de acciones no diferencio siglas y alguien que, de hecho, puede representar a millones de personas, deben un respeto para ellos y un saber estar a las duras y a las maduras. Nadie tiene a todo el mundo a su favor y hay que saber encajar las críticas, a veces pueden tener razón.

Hay gente que le parece mal cuando un mandatario se salta el protocolo, se sienten ofendidos. Yo no lo comparto (soy rebelde y las ceremonias son la forma no el fondo) pero puedo entenderlos, en cambio, cuando es una falta de respeto como esta, si son simpatizantes suyos, lo obvian o minimizan.


Podemos tener diferentes ideas, ideales o simpatías, pero quien no es coherente y consecuente con las mismas, no merece mi respeto. 


PD: A lo mejor, por que yo si me considero coherente y consecuente, no tengo en mi lista de respetados a muchos políticos :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario