Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

martes, 19 de enero de 2010

Tienes que... Si, que no te pase nada...

Vaya, vaya, y vaya. La tontería de hoy me gusta (podré soltar un fisquito de ira controlada).

La gente, incluido yo, no sabe expresarse correctamente, en algunas ocasiones. Pero, ya sea por desconocimiento o dejadez intencionada, había un giro muy especifico y de uso bastante generalizado: tienes que... O peor aun: me tienes que...

Se las trae la frasecita y encima la entonación de como te lo dicen. Tu tienes que hacer lo que sea pero ellos no pueden pedirlo como es debido. Y lo más grave del asunto suele ser que, cuando te salen con el dichoso tienes que..., es para pedirte un favor.

Afortunadamente ya está en desuso la expresión pero cuando menos te lo esperas y mas ocupado se anda (no hay dos sin tres) te salta alguno me tienes que hacer tal o cual chorrada. Si, por que, en el fondo, lo que se suele pedir es pecata minuta, pero con el agravante de la inoportunidad, un tono inapropiado y una expresión de obligación, que todo ello junto, hace que sea una mezcla explosiva.

Bueno, ahora, será por viejo, me lo suelo tomar a chiste o suelto un  Como??? bufando, (je je) que ya deja bien claro mi parecer. Cada uno tenemos nuestras frases malditas y esta, si va acompañada de un tono inadecuado, es como un sandwich relleno de arena :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario