Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

martes, 17 de noviembre de 2009

Corderos (mas bien borregos) o cabritos II y II bis

La verdad es que las religiones no tienen la exclusiva de tratarnos como corderos o borregos. La comodidad que los medios de comunicación nos den las noticias masticadas nos va a hacer perder los dientes, que usábamos para desgarrar y hacer digeribles los datos que recibíamos, por desuso.

Así que cuando nos hablan de crisis nos adoctrinan de la necesidad de la subir los precios aunque la inflación sea negativa. Es un contrasentido curioso pero, como ya he comentado, la compra me sale ahora mas cara que a primeros de año y eso que en teoría los precios están por debajo. Siempre encuentran el matiz oportuno para conseguir nuestra empatia hacia sus intereses. El seguro de este cerrojo (trampa, lazo, situación, trance, circustancia, lance, etc...) es presentar la situación polarizada hasta el extremo de ser amigo o enemigo, con lo que tenemos que tomar partido entre algo malo y algo igual de malo o peor para escoger. Con tanta complicación, es normal que no siendo cosas de vida o muerte, la inmensa mayoria (indecisos, sin opinión propia, pasotas, conformistas, etc...) acepten lo que una minoria decida y no enseñen los dientes al tomar las noticias cual sopa boba sabrosa y calentita, sin preocuparse de su elaboración, obtención de ingredientes, ni consecuencias por actuar esa dejadez.

El petróleo es otra excusa para subir los precios de las cosas, todos los productos se transportan y se encarecen cuando barril de crudo esta en alza. La segunda parte es que, cuando baja de precio el combustible, los transporte públicos o privados o las manzanas (enero 1,77 ahora 1,99, el ticket no engaña)
no bajan de precio.
Si hiciéramos una gráfica de los articulos, con sus subidas y bajadas de precio en un período de tiempo, veriamos como la histéresis de subida es mínima mientras que la de bajada tiene un gran retardo. Esto se traduce en un beneficio extra para el intermediario, mientras que el usuario final paga desde el primer momento el incremento de precios, pero luego tiene que esperar un tiempo medio a largo para beneficiarse de la baja.


Lo de la famosa gripe A es otro caldo de cultivo de algún interés económico, para meternos un miedo excesivo sobre algo que quitando a los del denominado grupo de riesgo no tiene una incidencia mayor que la gripe a secas. Hay otras enfermedades que nos pueden joder mas e inciden en nuestra vida cotidiana y sólo nos enteramos cuando ya tenemos los síntomas. Tanto costaría hacer una guia sanitaria básica para personas en vez de esperar a que nos den de lleno en la cara (o por detrás) los microbios. http://www.elmundo.es/elmundosalud/2009/09/22/profesionsanitaria/1253644352.html
No soy médico y coincido con lo expuesto, los números y los porcentajes no engañan como las palabras de quien los quiere maquillar.

Siguiendo con la sanidad, los virus de hospital o peor aun de quirófano, en pleno siglo XXI, resultan hoy en día mas peligrosos que la enfermedad original del paciente. O es un cajón de sastre (o todo junto: desastre) para cubrirse de una falta de procedimiento o protocolo adecuado o sencillamente no saben la causa u origen a pesar del alto índice de afectados.

En política con leer los titulares de prensa ya tenemos ejemplos de sobra para ver la magnitud de corrupción existente. En época electoral venden una imagen dirigida totalmente a acaparar votos y asegurarse el puesto público, que una vez obtenido, deja en entredicho sus declaraciones de intenciones de los mítines multitudinarios. En vez de aplicar la presunción de inocencia de los estados de derecho, yo diría que los políticos no son honestos mientras incremento patrimonial real, que no oficial, no demuestre lo contrario.

Esta visto que aun sin fijarnos mucho, yo soy mas bien despistado, en todos los ambitos de la vida, siempre hay alguien que nos quiere tratar o nos cosidera borregos. Hay veces que no merece que nos hagamos mala sangre por ello, pero en otras ocasiones, ya nos encasillan como corderos, precisamente, por no rebelarnos siempre y obvian la diferencia que existe entre parecer algo o serlo.

PD: Ya haré un barrio sésamo entre que es parecer y que es ser :-)

2 comentarios:

  1. Hablando sobre los medios de comunicación, yo a veces pienso...realmente pensarán que todos somos borregos? Hay gente que se pasa el dia escuchando la radio y luego te viene a comentar las noticias que da tal o cual emisora y digo yo, no se darán cuenta de que las mismas emisoras dan siempre el mismo discurso? yo hace ya bastante que sólo escucho algun programa de deportes, y hasta en esos programas también te meten la propaganda política del director de turno...por no hablar de las emisoras de deportes en que creo que piensan que mas que borregos somos (hay algun animal mas borrego que el borrego??) pues eso...recuerdo una que el otro dia estaba dando una rueda de prensa de un entrenador de futbol y...ya es exasperante que te metan publicidad en cualquier partido cada 2 minutos, pero es que esto era cada vez que el señor que estaba dando la rueda de prensa hacia una pausa para escuchar alguna pregunta...iba el del programa de radio y decia...compre usted agua pepe...impresionante!!. Cualquier dia, algunas empresas radiofonicas darán publicidad el 90% de su tiempo y en algun momento meterán información.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, veo que aun siendo minoritario no soy el único que ve a los medios de comunicación mas como adoctrinadores que como informadores.
    Si analizamos los que nos llega nos indica que todavía tenemos criterio y ya sea acertado o no pensamos y existimos de verdad.

    ResponderEliminar