Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

sábado, 10 de octubre de 2009

A cada uno lo suyo

Después de la auto crítica del otro día me he quedado como un gato después de cazar un pájaro. Gracias a estas reflexiones se puede pasar desapercibido en ciertas situaciones, como si con uno no fuera la cosa, la verdad es que ya se está de vuelta, cuando te viene el vara de turno.

Como dice el título de la tontería de hoy, a cada uno lo suyo, es una buena costumbre para no perder de vista el horizonte, sea cual sea la dirección que tomemos. Acertados o no en el camino escogido, llamando a las cosas por su nombre, mantenemos el equilibrio entre lo que es y lo que nos gustaría.

Yo por ahora ya me he dado suficiente para tener bien claro mi mi perspectiva actual en el blog y va siendo hora de seguir con algún otro.

Para abrir boca, a modo de tapa:
Las reposiciones y ensanchamiento de aceras, y creo que no sólo aquí, mastodonticas. El objetivo encubierto pero no disimulado es reducir el número de aparcamientos para vehículos a motor y contratos para salvar los balances a alguna empresa de pavimentos.

No tiene nada de malo que se repongan y ensanchen las aceras, ni que se mejoren los pasos de las calles. Pero cuando se exagera la cosa y dejan las calzadas tan estrechas, que en los giros los coches tengan que hacer maniobra, por que las esquinas de las aceras parecen plazas de toros, eso si con los bolos de hierro para no ser montadas, me parece desmedido. Lo mismo que las aceras de doble o triple ancho en calles secundarias es un derroche de material y medios que seguro luego nos pasaran factura. Y de remate, el acabado que es literalmente chapucero y falto de profesionalidad.

Seguro que el camión de la basura se acuerda de todo el santoral a diario cada vez que tiene que hacer el servicio en estas calles tan modernizadas. Todas estas avenidas padecen de colesterol vial, dejándolas con un carril bastante ajustado, y quedando cortado el riego, cada vez que un vehículo encuentra uno de los escasos aparcamientos en linea que tienen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario