Sólo hay dos cosas que nos pueden ofender:
Las verdades que no queremos escuchar y las mentiras que nos creemos.
Cuando esto pase es bueno saber a que grupo corresponde la ofensa para no engañarnos y poder devolver el guante adecuado.

https://jmvanjav.wordpress.com/

lunes, 14 de septiembre de 2009

De las opiniones y las críticas

Opinar es y debe ser, al igual que pensar, libre. Es algo que todos podemos hacer sobre lo que sea, es hacer un comentario subjetivo de si nos gusta algo o no. Es mucho mas personal que expresar o hacerse eco de las opiniones de otros por falta de una propia o por miedo a mostrar la nuestra o simplemente por qué no tenemos nada que aportar.

Si algo que no cuesta nada y tenemos todo el derecho a expresarlo no lo hacemos, nosotros mismos, cuando menos, nos ponemos cortapisas a nuestra personalidad. Y si somos incapaces de decir me gusta o no me gusta mejor cambiar la lectura de esta imitación de blog y darse una vuelta por un portal de cotilleo con fotos, vídeos y noticias sabrosas sobre famosos conocidos o sus vecinos. (Es mi opinión por qué puedo y la hago)

En cambio, si opinamos de todo, aunque a menudo podamos meter la pata hasta el cuello, tendremos un mínimo de personalidad con gustos discutibles pero propios y definidos.

Ahora vamos con las críticas:

Hay quien en vez de opinar, que siempre lo puede hacer, directamente critica algo no siendo consciente de sus limitaciones acerca del tema y acaba alardeando de las mismas sin vergüenza ni apuro por ello. Uno solo debe o puede criticar algo de lo que forma parte activa y tiene conocimiento directo del asunto.

Que le vamos a hacer, a veces tomamos postura por alguien y nos hacemos eco de su crítica. Esto nos encasilla en el bando de los buenos (sean del signo que sean) por qué nos caiga bien el que critica o nos guste su forma de expresarse aunque no tengamos idea de su contenido. Esto no es correcto, cruzamos la linea de opinión y nos pasamos a la trinchera de la crítica.

Un ejemplo correcto (en mi opinión) seria la de un director de orquesta que es invitado a ver una corrida de toros y a la salida comenta que el espectáculo no le ha gustado y critica la ejecución de los pasodobles a cargo de la banda.

Como resumen cualquiera puede opinar sobre estas tonterías profundas y los que sean de letras además también podrán criticar la gramática y el estilo de este blog. :-)

Powered by Qumana

No hay comentarios:

Publicar un comentario